Los cambios en las administraciones gubernamentales estatales y la poca solvencia en algunos estados han provocado que éstos tengan deudas con las empresas encargadas de ofrecer créditos con descuento vía nómina, con las cuales se hacen convenios para que los burócratas accedan a financiamientos.

En entrevista, Gustavo Martín del Campo, presidente de la Asociación Mexicana de Empresas de Nómina (Amden), reconoció el atraso que han tenido algunas administraciones estatales para liquidar los préstamos que las nomineras hacen a los burócratas.

No somos ajenos al tema, hay que recordar que están cambiando 12 administraciones estatales, todavía en enero falta que cambien Sinaloa y Tlaxcala; con motivo de estos cambios tuvimos un problema muy serio (para que nos liquidaran los préstamos) , explicó Martín del Campo.

Cuestionado sobre el monto que los estados deben a las empresas asociadas a la Amden, Martín del Campo detalló que éste se encuentra cercano a los 1,000 millones de pesos, de los cuales alrededor de 400 millones ya excedieron el tiempo normal que transcurre para la liquidación de la deuda.

El representante de la Amden detalló que debido a la burocracia, el tiempo promedio que tardan los estados en liquidar la deuda a las nomineras es de dos meses después de que le hacen el descuento de su salario al trabajador que accedió a este tipo de financiamiento.

Los estados tienen con nosotros una deuda que debe de estar rondando los 1,000 millones de pesos, pero de 300 a 400 millones de pesos son los que ya excedieron el tiempo normal para la liquidación de la deuda , comentó.

Cabe mencionar que mientras los estados no liquiden a las nomineras los préstamos que se hacen a los burócratas, éstos pueden ser perjudicados en su historial crediticio.

En un análisis reciente la calificadora HR Ratings enfatizó el riesgo que pudieran tener algunas nomineras debido a los atrasos en los pagos de las dependencias federales hacia éstas.

Las empresas (de nómina) presentan riesgo de liquidez ocasionado por los atrasos que se presentan en los pagos puntuales realizados por las dependencias (gubernamentales) con las que se tiene convenio una vez que éstas les descuentan el pago correspondiente de la nómina de los acreditados , explicó HR Ratings en su análisis.

Martín del Campo indicó que el problema se agrava en entidades como Veracruz, Oaxaca y Quintana Roo.

Con estos cambios de administración tuvimos un problema muy serio con Veracruz, y todavía tenemos un problema importante en Oaxaca y Quintana Roo , comentó Martín del Campo.

Hace algunos meses, cuando Javier Duarte todavía era gobernador de Veracruz, se reveló que su administración debía alrededor de 1,000 millones de pesos a empresas que habían otorgado financiamientos vía nómina a los burócratas, a pesar de que se les había descontado a estos trabajadores de su salario.

Detalló que existen otros estados, como Guerrero, que también representan retrasos en los pagos debido a su situación política. En Guerrero la problemática es otra, pues ha tenido tres gobernadores en cuatro años y eso causó retraso en los pagos .

Del Campo puntualizó que la mayoría de las 20 empresas asociadas a la Amden establece convenios con gobiernos estatales y no con municipales, pues estos últimos cambian cada tres años de administración, lo cual hace compleja la recuperación de los créditos de nómina.