El 6 de junio se llevaron a cabo las elecciones intermedias más importantes en la historia de México por el número de cargos que se votaron y su importancia, con una participación del 52.7%, la mayor que las elecciones intermedias más recientes habían registrado (2015, 47.2%; 2009, 44.6%; y 2003, 41.8%), reflejando un mayor interés de la ciudadanía por ejercer su derecho democrático y cumplir con su deber cívico. Al cierre de esta edición el INE había dado a conocer información preliminar en base al conteo rápido, así como el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP). Los cómputos oficiales de votos distritales comenzaron el miércoles 8 de junio.

Entre los más de veinte mil cargos que elegimos los mexicanos, destacan los 500 diputados federales, 15 gubernaturas, 30 de los 32 congresos locales, así como una gran cantidad de alcaldías o presidencias municipales, entre otros. En términos generales, las elecciones intermedias celebradas el 6 de junio se llevaron a cabo en un ambiente de relativa tranquilidad, una buena logística a pesar de los desafíos de la pandemia y una participación importante de la ciudadanía. Los resultados preliminares reflejan un mayor balance entre los distintos partidos políticos.

En este contexto de importante participación ciudadana y solidez del proceso democrático, el 9 de junio, el presidente López Obrador dio a conocer cambios importantes en las principales instituciones que llevan a cabo la conducción de la política económica del país. En línea con lo esperado, el actual secretario de Hacienda, Arturo Herrera, será nominado por parte del ejecutivo para ser el próximo Gobernador del Banco de México cuando el último día de este año finalice la gestión de Alejandro Díaz de León. Al mismo tiempo, el presidente anunció a Rogelio Ramírez de la O como el nuevo secretario de Hacienda. Con estos movimientos termina la incertidumbre sobre quién podría suceder al Gobernador del Banco de México, así como quién lideraría la Secretaría de Hacienda, en caso de que fuera Herrera.

Probablemente estos movimientos no modificarán sustancialmente la implementación de políticas económicas en México y el marco macroeconómico seguirá siendo estable, situación que los mercados financieros probablemente reconocerán. Desde la óptica de los inversionistas, la llegada de Arturo Herrera significa que se dará continuidad al marco institucional observado durante los últimos años. En este sentido, Banxico continuará siendo una de las instituciones monetarias más respetada en el mundo. Los mercados reconocen el manejo prudente de las finanzas públicas en México bajo el mando de Arturo Herrera, a tal grado que fue nombrado para presidir la Junta de Gobernadores del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional en 2021.

Rogelio Ramírez de la O, designado como nuevo titular de la SHCP, es doctor en Economía por la Universidad de Cambridge y licenciado en la misma disciplina por la Universidad Nacional Autónoma de México. Ha sido uno de los principales asesores económicos del presidente López Obrador por varios años. Ramírez de la O tiene un amplio conocimiento de la economía mexicana y es conocido por inversionistas y los principales participantes del sector tanto público como privado del país. Se espera que su llegada a la SHCP dé continuidad a la conducción de la política fiscal que se ha venido implementando desde el inicio de la administración actual.

*El autor es Director ejecutivo de Análisis Económico y Estrategia Financiera de Mercados de Grupo Financiero Banorte.