Los precios del oro superaron este miércoles la barrera de los 1,800 dólares la onza, por primera vez desde el 2011, esto tras la incertidumbre económica a causa de la propagación del Covid-19 donde los inversionistas buscan activos de refugio.

En el mercado de oro de Londres, la onza de este metal alcanzó los 1,804.31 dólares, su nivel más alto en los últimos ocho años y medio. Asimismo, los futuros del oro en Estados Unidos subían un 0.2% a 1.814,10 dólares la onza.

"Los inversionistas siguen comprando acciones, pero parece que quieren cubrirse en caso de una corrección del mercado", explicó Carlo Alberto De Casa, analista de ActivTrades.

"Este miércoles, la preocupación por el coronavirus y las tensiones geopolíticas pesaron sobre el apetito por el riesgo, lo que beneficia al oro, un tradicional refugio en tiempos de incertidumbre”, señaló por su parte Fiona Cincotta de City Index.

En los últimos días, los analistas también han señalado el debilitamiento del dólar como un factor de la subida de este metal.

Por otro lado, en el mediano plazo, se espera que mejore el escenario económico en el mundo, lo que afectaría al precio del oro, según el analista de Julius Baer Carsten Menke.

La semana pasada, el oro había rozado los 1,800 dólares por onza, pero no los superó. Su máximo histórico, de 1,921.18 dólares por onza, se alcanzó en septiembre de 2011.

En un entorno monetario en que los principales bancos centrales prometieron inyectar cantidades de liquidez sin precedentes en la economía en las últimas semanas, otros refugios seguros, como los bonos del Estado, se han vuelto menos remunerativos.

Los funcionarios de la Reserva Federal de Estados Unidos advirtieron que temían que el incremento en los casos de Covid-19 pudiera afectar el gasto del consumidor y la recuperación del mercado laboral. La Comisión Europea pronostica que la zona euro va a caer más profundamente en recesión este año.

La cepa del nuevo coronavirus ha matado a más de 539,600 personas en todo el mundo desde finales de diciembre y ha contaminado a casi 11.7 millones de personas, de acuerdo con cifras oficiales.

(Con información de Reuters y AFP)