En nuestro país, 38% de los jóvenes estudiantes de nivel medio superior en escuelas públicas consideró que sus planteles son peligrosos, lo que se relaciona con presencia de pandillas, venta de droga o posesión de sus armas de sus compañeros; en escuelas particulares, sólo 22 por ciento.

A esto se suma el maltrato. En este rubro, siete de cada 10 sufrió en el último año violencia física, psicológica o verbal. Los responsables fueron compañeros de escuela. Al intentar conocer el porcentaje de quienes son agresores, sólo 4% lo reconoció.

El subsecretario de Educación Media Superior, Rodolfo Tuirán, reconoció que el problema de violencia hacia los jóvenes no es exclusivo en los planteles educativos; en las redes sociales también enfrentan problemas. De los estudiantes encuestados, 12% aceptó haber recibido burlas en dicho espacio.

Al participar en la inauguración del Seminario sobre Prevención de Conductas de riesgo en Estudiantes de Educación Media Superior, el funcionario federal explicó que las consecuencias se registran no sólo en el estado de ánimo de los jóvenes, sino en el aprovechamiento, pues 30% de quienes reciben agresiones tienen ausentismo.

Peter Holland, especialista en Educación en el Banco Mundial, mencionó que es alarmante la situación de violencia entre los jóvenes, aunque México no es el único caso. Informó que 70% de los tutores no son informados del abandono escolar de los estudiantes.

La Encuesta de Violencia Tolerancia y Exclusión levantada en el 2013 muestra que los jóvenes también están expuestos a tabaco, alcohol y drogas, problemas de salud pública. Los resultados de la encuesta muestran que 35% ha probado tabaco y 50% ha tomado bebidas alcohólicas; de ellos, uno de cada cinco consumió alcohol al menos una vez al mes.

[email protected]