El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que el sector turístico en México no tiene estancamiento y, por el contrario, hay incremento de visitas, de derrama económica y de inversión hotelera. Destacó que las playas de Quintana Roo siguen siendo el destino turístico número uno a nivel mundial. Cuestionado acerca del incremento de la violencia en Acapulco y Cancún, el Presidente aseveró que se está atendiendo ese tema.

El secretario de Turismo, Miguel Torruco Marqués, sostuvo que de enero a agosto de este año arribaron a México 29.8 millones de turistas internacionales, 7.6% más que en el mismo periodo del 2018, dejando una derrama de 17,150 millones de dólares, 12.3% más que el año pasado. Se anunció la construcción del complejo turístico Grand Isla Cancún de 3,000 habitaciones con un monto de inversión de 19,300 millones de pesos y que estará operando en dos fases: en 2022 y 2024.

En otro tema, al revelarse audios de funcionarios de Pemex, los cuales implican al expresidente Enrique Peña Nieto, al exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya, y al exsecretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, en una supuesta red de corrupción en la entrega de contratos en la pasada administración, el Presidente aseveró que es una situación que se debe investigar en la Fiscalía General de la República.

En otro tema, el presidente López Obrador informó que hay dos denuncias contra el líder petrolero Carlos Romero Deschamps en la Fiscalía General de la República por enriquecimiento ilícito y operaciones inusuales. Indicó que nunca se ha reunido con el también exsenador y nunca le ha pedido una audiencia.

Sobre la aprobación en el Congreso de la revocación de mandato y la tipificación de delincuencia organizada de las facturas falsas, López Obrador dijo que fue un buen día para él porque se aprobaron en el Congreso dos de sus iniciativas. Sobre el primer caso, dijo que es un acontecimiento porque es darle oportunidad a la oposición para que se organice y pueda convocar al cambio de gobierno en 2021. Consideró que le impidieron convocar a la consulta de revocación, pero no que llame a las personas para que se organicen y cumplan con el porcentaje de firmas requeridas para convocar a la consulta de revocación. López Obrador dijo que está a disgusto, tanto en la fecha para la consulta que se aprobó, como en el umbral de firmas y el porcentaje de participación requerido.

En el segundo caso, luego de que la Coparmex y el Consejo Coordinador Empresarial advirtieron que la tipificación de delincuencia organizada de las facturas falsas es el inicio del terrorismo fiscal, el presidente López Obrador dijo que quedó “anonadado” porque no apoyan esa legislación. Aseguró que si los empresarios no falsifican facturas o no constituyen empresas fantasma, no tienen nada que temer.

Acerca del enfrentamiento de ayer entre militares y un grupo de la delincuencia en Tepochica, Guerrero, donde 13 presuntos delincuentes fallecieron lo mismo que un elemento del Ejército, López Obrador lamentó el suceso, y dijo que se trata de inercias porque se dejó crecer la violencia por 36 años de gobiernos neoliberales.

El Presidente afirmó estar enterado de que hay personas que consideran que estos dos sucesos, el de Aguililla y Tepochica, ponen en duda que esté funcionando su plan de seguridad; sin embargo, dijo estar confiado de que se va a lograr la pacificación del país.

Cuestionado acerca de por qué en la base de datos del informe de seguridad no aparecen los 13 policías que fueron asesinados el lunes en Aguililla, Michoacán, López Obrador expresó que se debe a que aún se están levantando las carpetas de investigación.