Durante estos dos años, el mandatario se ha mantenido firme y satisfecho con su “fórmula sencilla” de combatir la corrupción y la impunidad, además de priorizar sus proyectos sociales y de infraestructura, todo ello con el único fin de beneficiar a los más pobres.

“Yo les agradezco mucho porque en estos dos años he contado con el apoyo de ustedes, de la mayoría de los mexicanos, no ha sido fácil porque enfrentamos la pandemia, enfrentamos la crisis económica y enfrentamos a los conservadores que querían mantener el mismo régimen de corrupción y privilegios, pero dijimos ¡basta!, ya son otras las condiciones y el pueblo ya despertó y no quiere dar marcha atrás”, lanzó el presidente en el marco de sus dos años al frente de la administración que se cumplen este 1 de diciembre.

En este periodo ha impulsado cambios legislativos y sociales de impacto, como la eliminación del fuero presidencial, la revocación de mandato, desaparecer fondos y fideicomisos, eliminar el Seguro Popular, promover una consulta popular y recortar gastos y salarios en la administración, entre otras acciones.

Sin embargo, López Obrador y su gobierno tienen pendientes, como disminuir la violencia que azota al país.

maritza.perez@eleconomista.mx