A partir de la nueva Ley Federal del Trabajo (LFT) las organizaciones sindicales están obligadas a incorporar el principio de paridad de género para la elección de las directivas, sobre todo porque 8.67% de los sindicatos en el país tienen al frente como líder a una mujer.

De acuerdo con el Artículo 358, párrafo dos, indica que en los procedimientos de elección de las directivas sindicales se deberán ajustar a reglas democráticas y de igualdad de género.

De esta manera, la reforma laboral busca impulsar la presencia de las mujeres en la vida sindical, y aumentar su actividad como lideresas de trabajadores, al establecer la obligación de que toda directiva se conforme bajo el principio de paridad de género.

Actualmente, solo 8.67% del total de organizaciones gremiales tienen secretarías generales encabezadas por mujeres. Ellas tienen presencia en 275 secretarías generales de sindicatos, en 39 secretarías generales de federaciones y una secretaría general en confederación.