La presidenta de la Mesa Directiva del Senado, Olga Sánchez Cordero, respondió al bloque opositor de senadores que se lo solicitaron, que no presentará una controversia constitucional contra el acuerdo presidencial que declara de interés público y seguridad nacional los proyectos y obras gubernamentales de infraestructura que se consideren prioritarios y estratégicos para el desarrollo nacional, porque la Cámara alta carece de interés legítimo para hacerlo.

La senadora de Morena y ministra en retiro dio respuesta a los senadores de los grupos parlamentarios senatoriales del PAN, PRI, MC, PRD y del denominado grupo plural doce días después y vía Twitter.

“Conforme a los criterios de la (Suprema Corte de Justicia de la Nación) SCJN se concluye que el Senado mexicano carece de interés legítimo para promover una controversia constitucional contra el acuerdo del presidente (Andrés Manuel) López Obrador, como lo solicitaron diversos senadores y senadoras.

“En tal virtud, desde la perspectiva técnica, la presentación de una controversia constitucional es improcedente, pues, en mi opinión, es inexistente el principio de agravio respecto del Senado. Lo anterior, no implica que el acuerdo no pueda ser sujeto de revisión judicial.

“Otros organismos constitucionales, entidades, poderes u órganos, bajo la perspectiva de interés legítimo y la existencia de un principio de afectación, podrían encontrar motivos para interponer una controversia constitucional.”, publicó Sánchez Cordero, en cuatro despachos, a través de la red social.

La oposición podría ahora promover ante la Corte una acción de inconstitucionalidad contra el acuerdo presidencial con el aval de 33 % de los senadores que integran la Cámara alta.

rolando.ramos@eleconomista.mx