El secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, refrendó el llamado al diálogo a todas las fuerzas políticas para ponerse de acuerdo más allá de las diferencias y responder con acciones concretas a las exigencias de la población.

Es momento, dijo, de que las críticas se acompañen con propuestas, así como de dejar atrás el encono y aportar la voluntad necesaria para la construcción de acuerdos.

En rueda de prensa Gómez Mont subrayó que sin voluntad cualquier cambio es impensable ni se podrá sacar adelante "una gran lista de pendientes", como las reformas estructurales, que espera reciban apoyo de todos los interlocutores.

Indicó que en razón de ello el presidente Felipe Calderón le encomendó a la Secretaría de Gobernación (Segob) facilitar la comunicación con los distintos actores políticos y liderazgos económicos y sociales del país, a fin de iniciar ese diálogo con la población, con base en la transparencia y la rendición de cuentas.

Planteó que las elecciones sólo son la vía para dirimir quién ejercerá el gobierno, pero el ejercicio mismo del gobierno tiene que trascender al momento electoral y atender a los imperativos nacionales.

'El Ejecutivo federal ha insistido en una convocatoria para construir la nueva realidad que el país demanda, otros actores políticos y sociales lo han hecho también, algunos se han mostrado escépticos o declarado en espera de una agenda de los pormenores para el diálogo'.

Sin embargo recalcó que el acuerdo necesario exige comenzar el diálogo desde la delimitación de su agenda, su estructura y sus alcances, mediante una participación plural.

En ese sentido el funcionario dejó claro que 'sólo con la aportación honesta de todos los actores se podrán superar los incentivos perversos para no cooperar y reconocer las coincidencias'.

Externó que la seguridad pública es un tema que demanda la coordinación y esfuerzo de todas las autoridades, porque el clima de inseguridad que se vive en algunas regiones exige el trabajo de todos afanosamente para acelerar el éxito de la estrategia.

El tema central del diálogo al que se convoca, refirió, es la construcción de una seguridad democrática en la que se delimiten las tareas y competencias de la Federación en estados y municipios.

Sobre todo, reconoció, porque el modelo de seguridad actual ha sido insuficiente y se presta a dar espacios de oportunidad para la delincuencia organizada.

El secretario de Gobernación reiteró que el Estado cada vez presenta instituciones más fuertes y operativas para combatir a la delincuencia organizada; 'el encono de esa lucha va acreditando los golpes fuertes y centrales que se ha venido dando a las estructuras delincuenciales'.

Sostuvo que el gobierno 'ha sido sensible a críticas de su estrategia, pero es momento de que se acompañen con propuestas'.

Añadió que también es momento que las críticas que se hacen 'partan de diagnósticos razonables que permitan ajustes en la estrategia para cumplir de mejor manera los objetivos'.

RDS