La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero y la presidenta del Instituto de las Mujeres (Inmujeres), Nadine Gasman Zylbermann, encabezaron el inicio del conversatorio virtual "Dimensión y alcance de la reforma para eliminar la violencia política contra las mujeres", donde celebraron estas modificaciones legislativas que garantizan sus derechos político-electorales, el cumplimiento de la paridad y la sanción cuando se presenten casos.

Con relación a la reciente aprobación de diversos ordenamientos legales publicados en el Diario Oficial de la Federación para combatir y sancionar la violencia política contra las mujeres en razón de género, la secretaria de Gobernación expresó que esta afecta a todas por igual, sin importar partidos políticos o estatus, y que hoy como nunca lo que se necesita es un México de paz y equidad.

"Aquí estamos todas en esta lucha para librarnos de la discriminación, de los estereotipos y para vislumbrar una democracia que no esté incompleta, sino que sea con la participación de las mujeres en todos los espacios de la vida política", recalcó.

Durante la videoconferencia realizada este miércoles en la sede de Bucareli, indicó que la erradicación de la violencia en contra de las mujeres en todas sus formas es una prioridad para este gobierno porque lo es para la Secretaría de Gobernación y "es una prioridad para mí como secretaria, para todas las que integramos este gobierno y estamos convencidas que hay que hacer este cambio importante".

Resaltó que las trabas ya han estado siendo transformadas precisamente por las propias mujeres, "para que estas oportunidades se den, para ser más fuertes en conjunto, para luchar desde diferentes trincheras, para tomar conciencia de las diferencias y que nos enriquecen como grupo, pues encontramos en esta diversidad de pensamiento y de voces que al final tenemos un objetivo común, que es la de aspirar a una verdadera democracia con la participación plena de las mujeres".

Destacó la necesidad de promover la implementación de estas modificaciones legislativas a nivel local "para hacer un tipo de leyes espejo en las diversas normativas de las entidades federativas".

Durante su intervención, Nadie Gasman, aseveró que no es casualidad que la tipificación del delito de violencia política se haya dado en el marco de otros triunfos como la paridad en todo y el primer congreso paritario.

"El gobierno de México reafirma su compromiso con el avance democrático y la garantía del derecho de las mujeres a una vida libre de violencia. Como nuevo estandarte de las democracias plurales e incluyentes, la paridad demanda la incorporación efectiva y segura de las mujeres a los espacios de toma de decisión", señaló.

Subrayó que la paridad requiere de un compromiso absoluto de todos los actores involucrados, por lo que llamó a los partidos políticos a que accionen la paridad en la asignación de recursos en campaña, en el apoyo político, en la entrega de apoyos, de protección, de seguridad, de redes militantes, así como en el presupuesto que destinan para el fortalecimiento del liderazgo femenino.