Quienes aspiren a obtener un cargo de elección popular deben estar pensando ya en gobiernos para tiempos de crisis y plantearse cómo van a reestructurar el funcionamiento de la administración pública y legislativa, con mucho menos recursos, en un momento en el que no se ha resuelto el problema de salud pública que implica la pandemia del Covid-19, afirmó Gabriela López Gómez.

La experta en estrategia política dijo que eso aplica, tanto para las elecciones locales de Hidalgo y Coahuila que se realizarán este año, como para las locales y federales de 2021.

“Los candidatos tienen la obligación de entender a un nuevo elector, más informado, más preocupado y, posiblemente, más participativo y presentar un nivel de propuestas a la altura de esas circunstancias. Por lo tanto, deben estar pensando en cómo va a ser un gobierno en un periodo de transición de la crisis”, dijo.

La directora de la consultora PoliLogy, expuso que en los procesos electorales por venir debe cambiar la forma en que los candidatos se comuniquen con los electores, pero sobre todo, en los planteamientos para ejercer los cargos.

La experta en estrategias electorales indicó que el tema de conversación de las campañas electorales será la pandemia y sus consecuencias económicas.

“Frente a ese gran tema, la gran pregunta de los políticos es cómo le hago para que el elector me escuche y la respuesta es la pandemia”, dijo.

La especialista recalcó que eso aplica incluso para los grandes actores políticos que no estarán en las boletas electorales, pero que jugarán un papel importante en los procesos electorales venideros, como el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien, aunque quiera desviar la atención hacia otro tema, inevitablemente tendrá que regresar a él, porque ése es el interés de la gente.

En su opinión, el gran público elector difícilmente hará diferencias sobre quién es el responsable de la mala gestión de las políticas públicas para contener la pandemia, cuando los políticos acudan ante él a pedir su voto. Eso debido a que “nuestros gobiernos han demostrado poca eficiencia y poca preparación para enfrentar crisis así; han sido incapaces de frenar como algunos países que han sido la excepción, la enfermedad”, refirió.

Gabriela López Gómez advirtió que, a diferencia de procesos anteriores, donde los ciudadanos daban un voto de confianza a quienes les proponían solucionar los problemas públicos; a los nuevos o a los más rebeldes, ahora la gente va a buscar certezas. “Ante un mundo de incertidumbres, la gente va a votar por el que conoce, el que tiene más claro qué tipo de valores o propuestas representa”.

La especialista comentó que la percepción sobre el desempeño del presidente Andrés Manuel López Obrador tendrá diferentes grados de influencia, debido a que no todos los electores son iguales. “Hay quienes en 2018 votaron por López Obrador y siguen convencidos (se estima que son 20 de los 30 millones que le dieron su voto en la elección pasada) y los que ya se decepcionaron de su gestión o que votaron por él porque no tenían otra opción”.

Dijo que también hay un grupo de electores que van a votar por aquellos que piensen que lo que propongan los candidatos les va a impactar en su vida cotidiana, “si va a haber apoyos económicos para que salgan a buscar trabajo, si recibirán ayuda para sortear su situación o si habrá apoyos para empresarios, entre otros planteamientos de campaña”.

En opinión de la estratega, a pesar de la delicada situación en que quedaron las oposiciones en el proceso electoral pasado, todavía tienen oportunidad de construir candidaturas ganadoras, pero eso dependerá de una buena elección de candidato.

Recalcó que, en las próximas elecciones, los candidatos tendrán que volver a pensar en comunicar a través de los medios masivos, redes sociales, misivas a domicilio y otras formas que sustituyan el contacto directo o se reduzca a pequeñas reuniones.

También destacó que la profesionalización política es una necesidad urgente. “Un político se debe preocupar por prepararse para la elección y esta vez los electores seguramente optarán por los más preparados. No podemos seguir con ocurrencias”. 

“No solo los del partido en el gobierno que ahora no tendrán un candidato que gane por ellos, sino también los que aspiren a ganar los espacios ganados en elecciones anteriores”, concluyó.

diego.badillo@eleconomista.mx