La economista en jefe del Banco Mundial (BM), Carmen Reinhart, hace un llamado a las autoridades económicas globales para no confundir el rebote de la actividad económica con una recuperación.

“En todas las peores crisis financieras desde mediados del siglo XIX, el PIB per cápita tardó un promedio de ocho años en volver al nivel anterior a la crisis”, detalló.

En un análisis, divulgado por la revista internacional Foreign Affairs, explicó que la mayoría de los países no tienen la capacidad de compensar el daño económico del Covid-19.

La funcionaria declara que en la segunda mitad del 2020, a medida que la crisis de salud pública se vaya controlando, es probable que se produzcan importantes avances en la actividad económica y el empleo, alimentando el optimismo del mercado financiero”, advirtió.

De acuerdo con el análisis, titulado “La Depresión Pandémica”. La economía no volverá a ser igual “es poco probable que este efecto de rebote produzca una recuperación completa”, comentó.

“Si bien cualquier tipo de predicción en este entorno estará plagada de incertidumbre, hay tres condiciones que en conjunto, apuntan a que el camino hacia la recuperación será largo, destacó.

Los tres factores que alargarán la recuperación son: primero la caída de las exportaciones que borrarán los avances de la globalización; el segundo el desempleo y la destrucción de empresas;  y el tercero, que es una crisis altamente regresiva cuyas perturbaciones sanitarias y económicas están afectando mucho más a quienes tienen ingresos más bajos.

Debilidad de pilares sociales

En el extenso análisis, postula que “en los países emergentes, donde las redes de seguridad están subdesarrolladas o no existen, la disminución de los niveles de vida se producirá principalmente en los segmentos más pobres de la sociedad”.

“La naturaleza regresiva de la pandemia también puede verse amplificada por un aumento mundial en el precio de los alimentos ya que las enfermedades y los bloqueos interrumpen las cadenas de suministro y los patrones de migración laboral agrícola”.

Consigna adicionalmente que los mercados emergentes se han visto golpeados por el colapso de las remesas y el choque de precios de commodities que comercian.

Finanzas públicas debilitadas

La funcionaria del BM detalló que “esta depresión llegó en un momento en que los fundamentos económicos de muchos países ya se estaban debilitando.”

Ahora, los esfuerzos de mitigación pandémica están desmantelando la maquinaria más complicada de la historia, que dice es “la economía de mercado moderna y las piezas no se volverán a armar de manera rápida o sin problemas”.

Detalló que a medida que disminuyen los ingresos futuros, la carga de deuda se vuelve más onerosa y las consecuencias sociales son más difíciles de predecir.

Se requiere una negociación entre los ciudadanos y las autoridades para que entiendan que los recursos se utilizarán de la manera más grande eficiente para hacer que “el pastel económico” sea lo más grande posible.

La economista del BM, lamentó que “algunos trabajadores con licencia o despedidos saldrán de la fuerza laboral de forma permanente, o perderán habilidades y oportunidades de desarrollo profesional durante el largo periodo de desempleo”.

[email protected]