Médicos residentes e internos contagiados por Covid-19, del Hospital General Regional No. 72 del IMSS, ubicado en Tlalnepantla, acusaron una serie de omisiones y falta de equipo de protección personal y capacitación oportuna, que provocaron su contagio de coronavirus, por lo que pidieron respeto en su calidad de pacientes y una disculpa pública al titular de la dependencia, Zoé Robledo, por negar la presencia de los brotes al interior de los hospitales.

En una carta enviada al secretario y subsecretario de Salud federal, describieron cómo fueron ocurriendo los contagios de coronavirus entre 26 residentes e internistas al interior de dicha clínica; quienes, dicen, fueron obligados a trabajar sin la protección indispensable para atender a pacientes con síntomas del coronavirus.

Los residentes e internistas llamaron a que se les otorgue los insumos suficientes para el diagnóstico, valoración y tratamientos del virus a todo el personal que se encuentre expuesto en la zona de hospitalización, urgencias y consulta y así evitar la propagación "de lo que hoy es una realidad".

"Negar la presencia de los brotes en los hospitales, no conducirá a gestionarlos (…) Exigimos desde nuestras casas que esta situación no se reproduzca en otros hospitales. Que se aprenda rápidamente de los errores para evitar que los trabajadores de la salud, sin importar nuestra categoría al interior de las diferentes instituciones, enfermemos", plasmaron en la misiva.

Cabe señalar que en total, 19 de 26 médicos residentes de Medicina Interna y otros 7 estudiantes internos que cursan el pregrado en el Hospital General Regional (HGR) 72 del IMSS, en Tlalnepantla, Estado de México, dieron positivo al coronavirus.

En la carta, también exigen una disculpa pública del titular del IMSS, después de que Zoé Robledo asegurara que el brote del Covid-19 en la clínica fue por factores externos entre el personal que no labora en zonas de atención del virus y que no tienen como función estar en contacto con pacientes sospechosos.

Asimismo, oficialmente la institución también negó un brote epidemiológico hospitalario como consecuencia del contagio por pacientes en el Hospital General Regional 72.

La carta, fechada el día 8 de abril, narra que el pasado 24 de marzo ingresó al servicio de Medicina Interna una paciente de 60 años, diabética e hipertensa con un aparente cuadro respiratorio secundario a "fibrosis pulmonar" por artritis reumatoide, pese a que previamente se había acordado de que ningún paciente con patología pulmonar sería subida a piso.

"Lo más grave es que en su ingreso a urgencias había sido manejado como caso sospechoso para Covid-19 por definición operacional", señala la misiva, la cual indica también que al personal de ese piso se le había negado los insumos de protección médica, pues se suponía que el manejo de pacientes con estas características sería sólo para urgencias.

"Un compañero residente (el cual actualmente es positivo para SARS-Cov2) y un médico de base tuvieron que realizar maniobras de manejo avanzado de vía aérea sin ningún tipo de protección. Posteriormente casos similares con diagnósticos de neumonía atípica, neumonía adquirida en la comunidad, EPOC exacerbado, entre otras, comenzaron a ingresar al puso de Medicina Interna, persistiendo la negativa de recursos de protección para el personal sanitario", detallan los internistas y residentes en su carta.