Tras más de 15 días de haber entrado en funcionamiento los nuevos verificentros en la Ciudad de México, éstos han tenido diversos problemas en la transferencia de información total o parcial, por lo que sólo hay en operación actualmente 48 de 57 centros que tuvieron licitación para su funcionamiento.

En entrevista con El Economista, el presidente de la Asociación Ecológica de Verificentros, Gustavo Torres —grupo compuesto por 18 dueños de verificentros a quienes les retiraron la autorización— explicó que han tenido pérdidas en los últimos seis meses de 800,000 a 1 millón de pesos mensualmente en sueldos y seguro para trabajadores, al no estar en funcionamiento a pesar de contar con el equipo necesario para verificar.

“A nosotros nos quitaron la concesión teniendo experiencia y mucho tiempo en el programa a la par que lanzaron las convocatorias, hubo irregularidad. Realizamos amparos y juicios de nulidad en el Tribunal de los Contencioso Administrativo y esperamos ganarlos”, dijo.

En ese sentido, consideró que 48 verificentros son insuficientes para los automovilistas pues hay saturación: “Si con 74 centros, que eran antes de la nueva verificación, en ocasiones no podían atender la demanda, menos con 49 se podrá atender al 100%, pues muchos tienen líneas fuera de servicio. Nos despojaron de la concesión para beneficiar a otras empresas”, acotó.

De acuerdo con información de la Secretaría de Medio Ambiente capitalina, durante las primeras dos semanas de operación se han realizado 43,240 verificaciones en los centros autorizados que trabajan en su totalidad.

Cabe mencionar que en delegaciones como Milpa Alta no cuentan con verificentros en operación y otras como Cuajimalpa o Magdalena Contreras apenas tienen uno, por lo que han saturado las citas para la verificación.

[email protected]