En lo que va del 2020 se ha registrado la muerte de ocho migrantes entre la frontera de México y Estados Unidos, mismo número que se registró en todo el 2015, según datos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) de las Naciones Unidas.

Dos de las personas migrantes que fallecieron provenían de América Latina, dos más del Caribe y cuatro de América Central. Por sexo, las muertes correspondieron a siete hombres y una mujer.

Sobre la mujer, de origen hondureño, se sabe que falleció en el Hospital General de Zona Número 11, en Nuevo Laredo, Tamaulipas, el 21 de enero pasado, a causa, según los registros de la organización de Naciones Unidas, de “enfermedad y falta de acceso a medicamentos”.

A algunos kilómetros de ahí, en el Río Bravo, se registró la defunción de dos hombres al ahogarse en el cauce del río; una se suscitó el 5 de enero y otra el día 20 del mes.

Otro caso fue el de un migrante de origen haitiano, quien murió en un hospital de Tijuana el 13 de enero de este año tras recibir un disparo.

De acuerdo con la OIM, la frontera entre México y Estados Unidos es una de las más mortíferas para los migrantes.

Tan sólo en el 2019 se registró un total de 497 muertes, equivalente a un aumento de 11.9% en comparación con las 444 registradas en el 2018.

Mientras que si se comparan los registros del 2019 con los del 2014 (un total de 401 muertes) —primer año con datos en la materia por parte de la OIM— , el incremento en las defunciones de los migrantes fue de 23.9 por ciento.

En total, durante el 2019, en todo el continente americano hubo 810 migrantes que perdieron la vida en su intento de encontrar un lugar mejor para vivir, por lo que se convirtió en uno de los años más fatales, según refirió la OIM.

Si se compara esa cifra con el 2018, cuando se tuvo conocimiento de la muerte de 546 migrantes, hay un incremento de 48.3 por ciento. Y si se compara con el 2014 (191 defunciones), el aumento es de 324 por ciento.

[email protected]