Para no incurrir en una responsabilidad administrativa, el Gobierno de la Ciudad de México reintegró los más de 111 millones de pesos provenientes del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social (FAIS) 2017, a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), ya que dicha instancia federal no autorizó que el recurso se ejerciera en trabajos de reconstrucción que concluirían en 2018.

Cabe mencionar que los recursos del FAIS se tienen que ejercer en el mismo año que se asignan; por lo que, para poder utilizarlos en labores de apoyo a las personas afectadas por el sismo del 19 de septiembre de 2017, el Gobierno capitalino solicitó a la SHCP autorizar su ejecución de manera bianual, pero no se tuvo respuesta.

Al respecto, este sábado, el secretario de Gobierno de la CDMX, José Ramón Amieva Gálvez, subrayó que fue normativamente imposible emplear los 111 millones de pesos del citado Fondo que la Secretaría de Desarrollo Social federal (Sedesol) permitió redireccionar para la reconstrucción.

Reiteró que se debido a que la Secretaría de Hacienda no autorizó la bianualidad del dinero, es decir, comprometer el recurso hasta antes del día último de diciembre de 2017 y acreditar o justificar su empleo hasta junio de 2018.

Asimismo aseguró que todos los recursos que se han empleado y se siguen utilizando para  la reconstrucción provienen del presupuesto del Gobierno de la Ciudad de México.

Amieva recordó que en el 2017 se firmó un convenio con Sedesol, contemplando un plan de trabajo que concluiría en junio de 2018 y que requería la autorización de una bianualidad; para ello, se enviaron diversos oficios haciendo la solicitud, tanto a Sedesol como a Hacienda, y permitir así el pago de acciones como demolición, estudios de mecánica de suelos y reconstrucción; ante la falta de respuesta, el recurso se regresó íntegramente a la Secretaría de Finanzas local, que a su vez lo reintegró a la SHCP.

Condusef informa sobre cuentas que algunos bancos abrieron tras los sismos

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), informó sobre la transparencia y rendición de las cuentas que se aperturaron con motivo de los sismos ocurridos en el mes de septiembre de 2017 en Oaxaca, Chiapas y Ciudad de México.

Detalló que, de acuerdo con el artículo 96 Bis de la Ley de Instituciones de Crédito, se informa que seis bancos abrieron cuentas catastróficas a su nombre, entre los que se encuentran: Banca Afirme, Banca Mifel (2 cuentas, una para apoyo a Oaxaca y Chiapas y otra para los damnificados de la Ciudad de México), Banco Ahorro Famsa, Banco del Bajío, Banco Santander e Intercam.

No obstante, aclaró que si alguna institución financiera apertura este tipo de cuentas a nombre de su fundación, estas no están obligadas a cumplir con el ordenamiento antes mencionado.

En total, expuso la Condusef, dichos bancos captaron directamente del público, recursos por el equivalente a 19 millones 489,732 pesos, de acuerdo con la información presentada por las Instituciones Financieras en sus estados de cuenta.

Además, refirió, Santander donará 14 millones 007,468 pesos, derivado de que del 20 de septiembre al 17 de octubre, estableció el compromiso de depositar la misma cantidad por cada peso depositado. “Vale la pena señalar que dicho depósito está pendiente, por los trámites que se realizan ante el Fideicomiso PRO-VIVAH”.

Por su parte, la cuenta de Banca Afirme no reportó movimiento alguno.

De esta forma, el total de depósitos realizados a la Cruz Roja Mexicana fue por un monto de 1 millón 894,147 pesos; al Fideicomiso Fuerza México, un total de 1 millón 494,404 pesos; al Fideicomiso F/1166 PRO-VIVAH, 14 millones 831,267 pesos; al organismo Construyendo Comunidades Integrales un monto de 1 millón 163,939 pesos; y a Fundación Quiera los depósitos ascendieron a 105,975 pesos, dando un total de 19 millones 489,732 pesos.