El mayor reto al que se enfrenta el modelo de regulación de la mariguana es equilibrar el enfoque de salud pública que atañe al consumo de ésta, con los intereses derivados de su comercialización, afirmó la titular de la Secretaría de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

“Por un lado se deberán minimizar riegos y daños relacionados con el consumo de cannabis, y por el otro se deberán normar los intereses del mercado, que buscan incentivar su uso sin importar el fin con tal de obtener mayores ganancias’’, dijo la funcionaria.

Al participar en el foro “Hacia una política de regulación de la cannabis’’, organizado por la Comisión de Salud de la Cámara de Senadores, que preside su correligionario Miguel Ángel Navarro Quintero de Morena, la secretaria de Gobernación y senadora con licencia, quien promovió una iniciativa actualmente en análisis para regular el consumo de dicho enervante durante su paso por la Cámara Alta, dijo que el tema de regulación del cannabis debe analizarse desde la óptica de salud pública, estableciendo el derecho a la autodeterminación y a la salud del consumidor como ejes rectores.

Jorge Alcocer Varela, secretario de Salud, coincidió con Sánchez Cordero en el enfoque para abordar el tema de la regulación a debate.

Navarro Quintero habló de la necesidad de construir un México sin atavismos y con profundas responsabilidades.

“El consumo de drogas es una realidad en México y una responsabilidad de quienes tenemos una responsabilidad pública… El consumo de cannabis en el país es una realidad creciente y su tráfico permanente es una circunstancia incesante; la producción y el mercado negro es una realidad también’’.

Desde su óptica, los legisladores tienen que atreverse “a enfrentar la realidad, y como hombres y mujeres de Estado implementar las medidas legislativas que son tan necesarias".

“La regulación de cannabis que la Suprema Corte de Justicia de la Nación mandató al Congreso elaborar será cumplida’’, garantizó; “ha llegado el momento de atender la regulación de manera integral, sin dobles discursos ni evasivas’’ para lograr un consumo responsable con alternativas terapéuticas donde al campesino no se criminalice por la producción y a los adultos, niños y jóvenes, no se les extorsione por la portación.

Para Ricardo Monreal, presidente de la Junta de coordinación Política de la Cámara Alta, la eliminación de la prohibición o despenalización de la mariguana implica regular la producción, distribución, comercialización y el consumo.

[email protected]