El Congreso Agrario Permanente (CAP) participará en el diálogo y los trabajos que se realizarán para hacer efectiva la reforma al campo, anunciada el 6 de enero por el presidente Enrique Peña Nieto, aseguró Max Correa Hernández.

El coordinador nacional del CAP informó que los afiliados a ese organismo participarán en el diálogo, con las propuestas que desde 2013 entregaron a cada secretario y al gobierno federal en su conjunto, así como con la agenda común del Pacto Rural.

Sin embargo advirtió que acudirán al diálogo "sin darle un cheque en blanco al gobierno. Vamos con la idea de defender nuestras posturas, para que esa reforma al campo sea en beneficio de los campesinos y no en contra de los campesinos".

En conferencia de prensa refirió que en algunas posiciones se mostrarán la defensiva, por ejemplo en lo que relacionado con el territorio y la propiedad de ejidos y comunidades.

"Algo que nos llamó la atención el 6 de enero es que Peña Nieto no mencionó en sus objetivos a los ejidos y comunidades para impulsar su desarrollo en el campo, entonces son los focos rojos que en principio prendemos y que vamos a estar a la expectativa", indicó.

En ese sentido el CAP se reporta listo para participar en dichos trabajos, y para apuntalar más la postura y las estrategias de negociación de las organizaciones, se decidió convocar a una asamblea nacional el próximo martes 28 de enero.

El Congreso Agrario Permanente se reunirá en esa fecha y profundizará sobre sus propuestas, además de que prevé aprobar una estrategia de negociación con el gobierno sobre la reforma al campo.

La postura de participar en el diálogo y los trabajos referentes a la reforma del campo se dio por consenso de las 12 organizaciones que componen el CAP y la Comisión Ejecutiva, que también acordaron realizar la asamblea nacional el 28 de enero, abundó Correa.

mac