El Presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró este lunes que “no hay ni asomo de recesión” económica en el país, y se comprometió a mantener la estabilidad de las finanzas públicas.

“La economía afortunadamente está en marcha; aún crece poco, pero no hay ni asomo de recesión como quisieran nuestros adversarios conservadores o como pronostican con mala fe sus analistas. Se van a quedar con las ganas”, aseveró el primer mandatario desde el patio del Palacio Nacional.

Al presentar el informe sobre sus 100 días de gobierno, López Obrador dijo que “no tendremos necesidad de alterar, ni lo haríamos bajo ninguna circunstancia, los equilibrios macroeconómicos. Nunca gastaríamos más de lo que ingresa a la hacienda pública ni tampoco nos endeudaríamos para financiar el presupuesto”.

Prometió “un manejo responsable de las finanzas públicas. No habrá aumento de impuestos ni nuevos impuestos”.

Insistió en que no habrá gasolinazos en su sexenio, y destacó que el precio de los combustibles, de las gasolinas, el diésel, el gas y la luz será el mismo en términos reales en todo el año.

“La gasolina magna, el diésel y la luz han subido por la tardanza en la aplicación del mecanismo de regulación que utilizaremos, pero pronto se resolverá este asunto. Habrá ajustes para cumplir con nuestra palabra de no aumentar en términos reales los precios de los energéticos”, refirió.

Aseguró que este periodo de 100 días, el peso ha ganado valor con relación al dólar d 4%, mientras que la inflación ha bajado de 5.9 a 4.4% en promedio.

Argumentó que la confianza del consumidor ha alcanzado máximos históricos de 120 puntos.

“En el primer bimestre de 2019 la recaudación del gobierno federal sumó 703,900 millones de pesos, cifra 8,000 millones de pesos por encima de lo programado en la Ley de Ingresos de este año y 2.6 por ciento mayor en términos reales a lo observado en el mismo periodo de 2018.

[email protected]