Nuevo Vallarta, Nayarit.- Ha llegado el tiempo de iniciar el proceso diplomático que conduzca desarme nuclear, concluyó la mesa directiva de la segunda Conferencia Internacional sobre el Impacto Humanitario de las Armas Nucleares, que se celebró el 13 y 14 de febrero en Nayarit, México.

La Conferencia de Nayarit ha mostrado que ha llegado el tiempo del proceso diplomático que conduzca a esta meta. Nuestra creencia es que este proceso comprometa un plazo específico, la definición de los foros más apropiados y un claro y sustantivo marco, haciendo de impacto humanitario de las armas nucleares la esencia de los esfuerzos de desarme , dijo el subsecretario para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Juan Manuel Gómez Robledo, en voz de los 146 países y las organizaciones presentes.

La Conferencia de Nayarit concluyó que el impacto de las ojivas nucleares debe ser la ruta para que Estados y sociedad civil se comprometan en alcanzar estándares internacionales a través de un instrumento internacional legamente vinculante.

Durante las sesiones de trabajo, esta Conferencia albergó a 119 representantes de organizaciones de la sociedad civil, así como de 10 organizaciones internacionales, 35 sociedades nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, legisladores y académicos.

El texto final exhibe que los efectos de una detonación nuclear no tienen fronteras, es por ello que se trata de un asunto de interés y atención internacional.

Más allá de las muertes y la destrucción inmediata causada por una detonación, el desarrollo socioeconómico se vería afectado así como el medio ambiente. El sufrimiento se dispersará; los pobres y los vulnerables serán los más afectados .

Se estima que existen más de 17,000 armas nucleares en el mundo con más de 16,000 en posesión de Estados Unidos y Rusia. Cerca de 2,000 dispositivos de este tipo están en alerta operativa, es decir listas para ser disparadas en los 10 a 15 minutos posteriores a una amenaza potencial. Nayarit es el punto de no retorno , asienta el documento de la Conferencia.

La siguiente conferencia se realizará en Austria, Viena en en que deberá iniciarse un proceso diplomático para negociar un tratado internacional para prohibir las armas nucleares. Ante ello el gobierno de México propuso identificar el foro óptimo, disponer de un plazo específico y establecer una base clara para las negociaciones.

ana.langner@eleconomista.mx