Aunque la Cofepris no ha dado el registro sanitario a la vacuna rusa Sputnik V, el gobierno federal buscar firmar este martes el contrato con el Centro Gamaleya para su adquisición, y cuyo primer embarque con 200,000 dosis llegaría a México la próxima semana, dijo Juan Antonio Ferrer, director del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi).

En conferencia de prensa en Palacio Nacional, el funcionario dijo que el gobierno mexicano tiene listos 4,000 millones de dólares para la compra de dicha vacuna. Aseguró que las negociaciones con el Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya van muy avanzadas, por lo que está a punto de firmarse el contrato.

Antonio Ferrer argumentó que con la intervención que hizo el presidente Andrés Manuel López Obrador este lunes con su homólogo ruso, Vladimir Putin, “esto se aceleró, es posible que ya estemos firmando el contrato hoy y estemos haciendo el desembolso conforme a ese contrato”.

El funcionario del Insabi dijo que el gobierno ya realiza el trabajo de logística necesario para el traslado y el arribo de las dosis de Sputnik V.

“El primer embarque llegaría la próxima semana, alrededor de 200,000 vacunas; ya luego estaríamos estableciendo la reunión de seguridad, que fue coordinada por la secretaria Sánchez Cordero, ya se establece la logística para el transporte. Ahorita estamos viendo todos los aspectos técnicos. Una vacuna no nada más es traerla de algún país a México. Trae condiciones y características especiales de volumen y medidas, mediciones y peso, tenemos que adecuar las aeronaves, y hoy el secretario de la Defensa Nacional, el General Luis Cresencio Sandoval nos daba las especificaciones de todo este tipo de aeronaves que se requieren para el transporte, y tenemos la colaboración del secretario de Marina, José Rafael Ojeda Guzmán, también que está dando su asesoría con todo los especialistas para que veamos cuál es la forma adecuada de traerla y ya iniciar el traslado de esta vacuna directamente a nuestro país”, sostuvo.

Juan Antonio Ferrer fue cuestionado sobre la autorización de Cofepris a la vacuna rusa, aunque se limitó a decir que “se está viendo la firma del contrato, con estos laboratorios que producen la vacuna, y hay que hacer un desembolso; México es de los países que tiene ya contratos hechos con varias empresas y está a punto hoy de finiquitarse la parte de contratos que hacen los abogados. Hoy por la tarde tendrían los datos definitivos para saber. Todos los laboratorios envían tres requisitos para el registro sanitario; aunque existan vacunas en diferentes países del mundo, todos los países están volcados a buscar esas vacunas”.

Cabe destacar que el pasado 11 de enero, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, afirmó que el gobierno de México llegó a un acuerdo preliminar con el gobierno de Rusia para adquirir 24 millones de dosis de su vacuna Sputnik V contra Covid-19.

Afirmó que no había llegado suficiente evidencia sobre dicha vacuna, pero durante su visita a Argentina conoció de la misma y “fue resuelta”, dijo.

“Y llegamos a algunos acuerdos preliminares que potencialmente le darían la capacidad al gobierno de México de tener vacuna del Instituto Gamaleya de Ciencias de Rusia. Estamos pensando que podríamos llegar a utilizar hasta 24 millones de dosis de esta vacuna para 12 millones de personas, en la medida que es con dos dosis (que se logra la inmunidad), dijo en aquel entonces.

Por su parte, Zoé Robledo, director general del IMSS, informó que ya fue publicada la recomendación sobre el intervalo que puede pasar entre la aplicación de la primera y segunda dosis de la vacuna de Pfizer —que es la única que hasta el momento han llegado al país—.

Robledo señaló que el grupo técnico científico de la aplicación de las vacunas indicó que el intervalo entre dosis puede ser de 21 a 42 días.

La conferencia de este martes fue coordinada por la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, en ausencia del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien se encuentra en resguardo tras haberse contagiado de Covid-19.