El nuevo gobierno de Donald Trump en Estados Unidos, el gasolinazo y las posibles reformas electorales de cara a la sucesión presidencial del 2018, acapararán la atención de la Cámara de Diputados durante el nuevo periodo de sesiones entre el 1 de febrero y el 30 de abril.

En ese periodo, los diputados federales deberán decidir si realizan nuevos cambios a la ley electoral, para lo cual tienen hasta junio como máximo, ya que en octubre comenzará el proceso electoral de sucesión presidencial en nuestro país.

Existe una propuesta de la bancada del PRD para crear un grupo de trabajo a fin de revisar la ley electoral y en su caso proponer reformas, en temas como el modelo de comunicación política durante las campañas que pretende ser modificado por el PRI y PVEM.

La llegada de Donald Trump a la Presidencia de EU también es un tema que ocupará a los legisladores en San Lázaro, quienes buscan desde este mes un encuentro con congresistas norteamericanos. En las comisiones de Economía, los diputados deberán analizar las rutas legales para defender el Tratado de Libre Comercio con América del Norte y un blindaje en caso de que Trump insista en modificar el convenio.

En tanto, entre los pendientes que tiene la Cámara de Diputados para el próximo periodo ordinario de sesiones, se encuentran los dictámenes ya aprobados en comisiones de reformas a la Ley General para Prevenir y Sancionar la Trata de Personas, un tema de disputa entre el PRI y el PAN.

También, los diputados tienen pendiente subir al pleno el dictamen de la Ley Reglamentaria del artículo 29 de la Constitución, que norma el proceso de suspensión o restricción de derechos y garantías en casos de invasión, perturbación grave de la paz pública u otro fenómeno que ponga en grave peligro o conflicto a la sociedad.

La Cámara de Diputados no abordó en diciembre ese tema también conocido como Estado de excepción por considerar que debe ser abordado al mismo tiempo que las reformas para permitir el Mando Mixto Policiaco, y la nueva Ley de Seguridad Interior, otros dos temas pendientes en la agenda.

En materia económica, se espera que el PAN, PRD, Morena y MC insistan en la reducción en un porcentaje del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios, con el propósito de que esto permita la reducción al precio final a los consumidores de la gasolina y diesel. Sin embargo, el PRI, PVEM, Nueva Alianza y Encuentro Social representan una mayoría en contra de la propuesta y en respaldo al gobierno que estima que la reducción representaría dejar de recaudar 130,000 millones de pesos anuales.

Otros temas son la eliminación del fuero para todos los servidores, así como del financiamiento a los partidos.