La pandemia del Covid-19, que llegó a México a finales de febrero del año pasado, reconfiguró el gasto de los hogares, revelaron los resultados de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) 2020, realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Si bien los alimentos, bebidas y tabaco continúan como el gasto más fuerte de los hogares, con 38% del total, el gasto en salud tomó relevancia en el último año.

Los mexicanos destinaron 1,266 pesos trimestrales al rubro de salud, lo que representó un incremento de 40.5% respecto a los resultados de la ENIGH 2018, cuando se reportó un gasto de 901 pesos.

“Esto está completamente alineado con lo que uno esperaría en una situación de pandemia. Estos movimientos al interior del gasto nos dan una recomposición del gasto de los hogares, de las canastas que consumen los hogares”, señaló Julio Santaella, presidente del Inegi en videoconferencia.

De esta forma, el gasto en salud pasó de representar 2.6% del gasto corriente monetario total de hogares en el 2018, a 4.2% el año pasado.

El gasto en salud fue uno de los dos rubros que presentaron incrementos en el 2020. El otro fue el de vivienda y servicios, en donde las familias mexicanas destinaron 3,285 pesos trimestrales, 0.3% más que hace dos años.

Educación y esparcimiento

En contraste, los demás rubros vieron caídas que bien se pueden explicar por las medidas de confinamiento y distanciamiento social que se implementaron el año pasado para reducir los contagios por Covid-19.

La mayor caída sucedió en el gasto de los hogares en educación y esparcimiento, de 44.8% al destinarse 2,297 pesos trimestrales. Con esto, este rubro pasó de representar 12.1% en el 2018 a 7.7% el año pasado.

Le siguió el vestido y calzado, un rubro al que los mexicanos destinaron 893 pesos, 42.0% menos que hace dos años, lo que también cambió la proporción en comparación con el total del gasto de 4.5 a 3.0 por ciento. En tanto, en transporte y comunicaciones se gastó en promedio 5,552 pesos, 18.9% menos. Si bien continúa como el segundo mayor gasto de los hogares, pasó de representar 20 a 18.6 por ciento.

También las transferencias de gasto, que son ayudas en dinero a personas ajenas al hogar; contribuciones benéficas, pago de servicios al sector público, así como recursos que se destinan a comprar regalos, disminuyó 8% en dos años.

En el caso de alimentos, bebidas y tabaco, el gasto cayó 5.9%, mientras que los cuidados personales 5.8%, y el de limpieza y cuidados de la casa 2.8 por ciento.

En total, el gasto corriente de los hogares en el 2020 fue por 39,411 pesos trimestral, lo que representó una caída de 9.7% respecto a la ENIGH del 2018. De este, 29,910 pesos fue gasto corriente monetario, que también vio una caída de 12.9% en comparación con hace dos años.

Consumo fuera de casa

La ENIGH también dio detalles sobre el consumo que hicieron los mexicanos tanto en el hogar como fuera de este. En el caso de los alimentos y bebidas consumidas fuera del hogar, destinaron 1,520 pesos trimestrales, lo que significó una diferencia estadística significativa de 44.9% menos que hace dos años.

Asimismo, el gasto en tabaco vio una reducción. En el 2018, los mexicanos destinaron alrededor de 63 pesos al trimestre en este producto, una cifra que disminuyó 6.8% el año pasado, cuando gastaron sólo 59 pesos.

En el caso de los alimentos y bebidas consumidas dentro del hogar, los mexicanos destinaron 9,802 pesos trimestrales, un incremento de 5.8% en comparación con hace dos años.

Los alimentos en donde los mexicanos incrementaron más su gasto fueron el azúcar y mieles, con un aumento de 14.7%, seguido del huevo, en donde los hogares gastaron 11% más, y los pescados y mariscos, con un crecimiento de 10.1% en comparación con el gasto ejercido en el 2018.

En el otro extremo, los miembros del hogar destinaron 4.4% menos recursos a la leche y sus derivados, mientras que el gasto en tubérculos cayó 1.2% y el de aceites y grasas 1.0% en comparación con hace dos años.

Disminuye la fuerza laboral

De los 3.55 integrantes que, en promedio, tenían las familias mexicanas en el 2020, menos de la mitad se encuentra ocupada, revelaron los datos de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) 2020, elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

En promedio, en el 2020 los hogares contaron con 1.64 miembros que estaban ocupados, lo que representó una disminución de 3.3% respecto al dato de 1.70 de la ENIGH del 2018. El mismo fenómeno se presentó en la cantidad de miembros que son perceptores de ingresos en el hogar, que pasaron de 2.38 a 2.25 en dos años, una caída de 5.6 por ciento.

La disminución, explicó Julio Santaella, presidente del Inegi, está en línea con la coyuntura que se vivió en el 2020 con la pandemia del Covid-19, la cual afectó a las diferentes actividades económicas y, a su vez, a las fuentes de empleo e ingresos.

“En términos económicos, el Inegi reportó una caída del PIB de 8.5% el año pasado y esto tuvo un impacto en distintas dimensiones, por ejemplo, en términos de ocupación y empleo, tuvimos una disminución de la fuerza laboral y de la población ocupada de 12 millones de personas en el periodo más álgido de la pandemia”, dijo.

politica@eleconomista.mx