En el 2012, Colorado y Washington se convirtieron en los primeros estados de Estados Unidos y del continente americano en aprobar medidas de legalización y regulación de la mariguana similares al alcohol. En el 2013, Uruguay se convirtió en el primer país del hemisferio en despenalizar esta hierba a través de una ley que fue mucho más allá, pues establece que la producción y venta de este producto estará a cargo del Estado.

Ante las victorias históricas de la legalización de la mariguana en Washington, Colorado y Uruguay, es una promesa ver a otros países y jurisdicciones seguir su ejemplo , expresó Hannah Hetzer, coordinadora de la Alianza de las Américas para las Políticas de las de las Drogas, a propósito de las iniciativas de ley presentadas ayer en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal para regular la venta y consumo del cannabis.

La regulación de la mariguana en el DF implicaría que este cultivo se encontrara bajo el imperio de la ley, con ello se crearían empleos y oportunidades económicas en el ámbito formal en lugar de establecerse en el mercado ilícito, agrega Hetzer.

Además, los gobiernos estatales y locales serían capaces de adquirir nuevas fuentes importantes de ingresos fiscales con la regulación de la venta de esta hierba y los escasos recursos policiales podrían ser utilizados mejor para proteger la seguridad pública, a la par que se reducirían penas y costos judiciales, dice.

Para esta organización, las políticas de drogas que centran sus esfuerzos en el tema de salud han demostrado ser más eficaces que la penalización absoluta.

REDUCCIÓN DE LA VIOLENCIA

La Alianza argumenta que en el 2001 los legisladores portugueses despenalizaron la posesión de drogas y cada análisis objetivo, posterior a esta medida, ha demostrado que Portugal redujo drásticamente sus tasas de crímenes violentos, de adicción y de transmisión de enfermedades a partir de las reformas a las leyes en contra de los narcóticos.

La posible despenalización de la mariguana en el DF brinda un nuevo enfoque para reducir los índices criminales relacionados con estas sustancias, considera la experta.

El carácter innovador del proyecto de mariguana -que combina elementos de los modelos de regulación de esta hierba en todo el mundo- demuestra que las reformas pueden ser adaptadas para ajustarse al contexto local , refirió Hannah Hetzer.

En una declaración oficial, Hetzer expuso que México ha sufrido inmensamente debido a la guerra en contra de las drogas, por lo que esta iniciativa puede plantear un nuevo escenario en una América que se perfila a desmantelar el error de la una batalla en contra de estas sustancias.

Ayer fueron presentadas dos iniciativas de ley en el Legislativo local. La primera busca despenalizar la tenencia de mariguana para uso personal, elimina el encarcelamiento como primera respuesta para la posesión de otras sustancias ilícitas y crea un mecanismo limitado para la venta de esta planta si se cumplen ciertos requisitos.

La posesión de menos de 5 gramos de mariguana no conduciría a ningún tipo de procesamiento o tiempo en la cárcel. El proyecto de ley también crea un mecanismo para establecer espacios para la producción y distribución segura del cannabis, cuyo objetivo es evitar violencia a las personas consumidoras.

Estos establecimientos no permitirían la venta de otras sustancias, incluyendo alcohol y tabaco. Tampoco será permitida la venta de mariguana adulterada o a menores de edad. .

El segundo proyecto de ley permite el uso médico del cannabis mediante la eliminación de las sanciones por su prescripción.

ana.langner@eleconomista.mx