El jaloneo que existe entre los aspirantes a la Presidencia de la República —y los partidos que los representan— Ricardo Anaya Cortés y José Antonio Meade, escaló a la sesión ordinaria del Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE).

Al revisar una queja presentada por Morena, en contra de diversos gobernadores y funcionarios federales por, en su alegato, emplear recursos públicos para asistir a un evento proselitista, Eduardo Aguilar, representante del PAN, habló en favor de su candidato, Anaya Cortés, al señalar que el PRI “ha utilizado de manera abrupta, de manera antidemocrática contra el Estado mexicano a la PGR como un brazo y como un instrumento de presión política para intentar salir de un muy lejano tercer lugar donde las encuestas los tienen parados”.

Aguilar Sierra continuó con que, por lo anterior, el aspirante presidencial Ricardo Anaya acudió a la PGR el domingo pasado a dar la cara, a enfrentar las acusaciones.

El panista también aseguró que hay malversación de recursos públicos por parte de José Antonio Meade, ello, dijo, documentado con informes de la Auditoría Superior de la Federación.

En respuesta, Fernando Garibay Palomino, representante del PVEM, dijo que “cómo le gusta a Acción Nacional hacer acusaciones falsas y sin pruebas, es muy fácil venir a esta mesa y hablar y sin demostrar”.

En tanto, la consejera del poder Legislativo PRI, Mariana Benítez Tiburcio, afirmó que “lo hemos dicho hasta el cansancio: José Antonio Meade no firmó, no suscribió ninguno de los contratos que están refiriendo, y que desde luego, es natural que traten de vincularlo”.

A su vez, la priista arremetió: “Déjense de falsedades, pónganse mejor a ver cómo van a sacar del hoyo a su candidato Anaya de donde está, cada que sale a hablar, cada que saca un tuit, más se hunde”.