El grupo parlamentario del PAN en la Cámara de Diputados, a través de Arlette Muñoz Cervantes, planteó que la decisión sobre la posible extradición a EU de Joaquín Guzmán Loera, el Chapo, debería tomarla el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, en coordinación con la Comisión Bicameral de Seguridad Nacional del Congreso de la Unión, por tratarse de un asunto que ha rebasado la capacidad de las autoridades federales.

La determinación al respecto, consideró la integrante de la Comisión de Relaciones Exteriores, es compleja y por ello debe contar con el respaldo y consenso de los diputados federales y senadores que integran la referida comisión legislativa.

En tanto, su correligionario Federico Döring Casar coincidió en que la extradición del capo debe proceder hasta que las autoridades mexicanas sepan con certeza qué funcionarios públicos de alto rango colaboraron con él para que se pudiera fugar del penal de máxima seguridad del Altiplano.

Finalmente, dijo llamarle mucho la atención la urgencia del gobierno mexicano de pedir la colaboración de su contraparte estadounidense para hacer comparecer a Sean Penn y a Kate del Castillo, en calidad del testigos en el caso de el Chapo, y no lo haga para que se presenten a declarar los ex gobernadores priistas de Tamaulipas, Tomás Yarrington, y Eugenio Hernández, vinculados con el cártel de los Zetas.

[email protected]