El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, afirmó que la implementación del plan para reducir la migración de centroamericanos es una prioridad nacional para evitar afectaciones a la economía de nuestro país.

“Se trata de una prioridad nacional, esto lo tenemos que hacer por México. Francamente cualquier otra consideración es absolutamente secundaria, irrelevante, superficial. Lo que nos está pidiendo el presidente de la República es: hagamos la tarea y saquemos a México de un punto de tensión con el país más importante del mundo (Estados Unidos) esa es la encomienda, para proteger nuestra economía, proteger nuestra estabilidad”, afirmó.

Marcelo Ebrard indicó que la comisión especial para implementar el plan de contención a la migración ya tuvo un encuentro en Tapachula, Chiapas, a fin de acordar el despliegue de la Guardia Nacional. Admitió que los militares no tienen capacitación para tratar con migrantes, por lo que se elaborará un protocolo con la participación del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) y de la CNDH.

Detalló que el despliegue de la Guardia será en 13 regiones de Chiapas, Tabasco, Campeche, Oaxaca y Veracruz.

El canciller destacó que ya ha tenido comunicación con los presidentes de Guatemala, Honduras y El Salvador, a fin de solicitarles su cooperación con este plan especial de México.

Adelantó que el martes sostendrá una reunión con organizaciones internacionales para trabajar sobre un sistema de gestión migratoria. Refirió que México está insistiendo ante Estados Unidos para que fije un plazo de respuesta a las peticiones de asilo, a efecto de que los migrantes no pasen un tiempo indefinido en México, pues reconoció que nuestro país no tiene capacidad de albergar a 600,000 migrantes que este año atravesaron hacia Estados Unidos. Por ello se busca tener un registro de personas que ingresan a nuestro país y de esa forma evitar una crisis humanitaria.

Plan “a la mexicana”, costeado con avión presidencial

El presidente Andrés Manuel López Obrador admitió que su gobierno tiene “todo un desafío”, de demostrar que en 45 días es posible frenar la migración “a la mexicana” para cumplir el compromiso con Estados Unidos.

Acerca del gasto que implicará atender esta contingencia migratoria, López Obrador dijo que recibió de la ONU el avalúo del avión presidencial, y se le notificó que tiene un costo mínimo de 150 millones de dólares, que serán utilizados para este propósito.

Más tarde, Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración de la Secretaría de Gobernación, estimó que en los próximos meses sumarán más de 50,000 migrantes solicitantes de asilo, quienes deberán esperar en México mientras sus casos se procesan en Estados Unidos.

Alejandro Encinas Rodríguez informó que ya se tomaron medidas de carácter presupuestal y organizativo para ampliar la capacidad de respuesta del Instituto Nacional de Migración.

Promoción de visas de trabajo

México alista un modelo migratorio basado en el ingreso ordenado de personas migrantes y en el espíritu del Pacto de Marrakech para enfrentar la emergencia que vive, luego de los 144,000 centroamericanos que en mayo arribaron a Estados Unidos, a través del país, informó la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

En entrevista, destacó que el nuevo modelo se basará en la promoción de visas de trabajo, atendiendo en todo momento los derechos humanos. (Con información de Notimex)