EL PASO, EU.- El poeta Javier Sicilia, que encabeza los reclamos contra la violencia en México, reclamó este sábado en El Paso (Texas) que Washington suspenda la Iniciativa Mérida y admita que su política antidroga tiene un "efecto devastador" con miles de muertos en América Latina.

"Estados Unidos debe admitir su responsabilidad en la violencia que vive México" señaló Sicilia ante cientos de miembros de organizaciones civiles estadounidenses y de migrantes como Justicia Sin Fronteras y la Red Fronteriza por los Derechos Humanos reunidos en la plaza de San Jacinto de El Paso (Texas).

El gobierno estadounidense "debe suspender la iniciativa Mérida", agregó el poeta y periodista en referencia al plan lanzado en 2008 para apoyar con equipo militar a México y países de Centroamérica para combatir a los carteles.

Hasta ahora el congreso estadounidense ha aprobado entregar 1.600 millones de dólares a México, aunque el desembolso de la mayor parte de esos recursos se mantiene bloqueado.

Poco antes Sicilia, acompañado de una decena de seguidores, cruzó el puente fronterizo que lleva a El Paso desde Ciudad Juárez, considerada la ciudad más afectada por la violencia en México con 3.100 homicidios el año pasado atribuido en su mayoría a disputas entre carteles del narcotrafico.

"Este horror de una guerra sin sentido debe detenerse, por el daño que ha provocado a México, pero también a Colombia, en Guatemala, El Salvador. Hay que replantearse seriamente la legalización de las drogas como una alternativa", comentó Sicilia antes a una pregunta de la AFP.

Sicilia que recorrió a pie algunas calles de la ciudad fronteriza, fue saludado por algunos centenares de personas que portaban banderas de los dos países y lucían letreros como "A cry for blood" (Llanto por la sangre en México) y "WARes", una mezcla de la palabra guerra en inglés con el nombre de Ciudad Juárez.

La noche del viernes Sicilia encabezó la firma de un Pacto Ciudadano, suscrito por unas 200 organizaciones y personalidades en Ciudad Juárez, para exigir que se replantee la estrategia antidroga que ha provocado unas 37.000 muertes en México.