José Antonio Meade afirmó desde Michoacán, a seis días de la elección presidencial del 1 de julio, que las señales de riesgo o de certidumbre están muy claras para los electores y que será el voto el que “nos va a poner a salvo”.

El candidato del PRI, PVEM y Panal a la Presidencia de la República dijo desde el puerto de Lázaro Cárdenas que solamente hay dos opciones y que durante la campaña se escucharon las señales.

“Una señal que nos dice que va a cancelar el Seguro Popular (...), que va a perdonar a los delincuentes y los va a sacar a la calle (...), que no le va a apostar a nuestros hijos en educación. Ahí están las señales claras y lo que tenemos que decir frente a esas señales claras es: ¡No! A una alternativa que nos pone en riesgo... que pone en riesgo a nuestra familia y a nuestros hijos.

“Y por el otro lado, las señales también son claras y hoy venimos aquí a comprometerlo, aquí queremos comprometer la central camionera (...), el agua para Lázaro Cárdenas (...), la carretera de cuatro carriles de La Orilla a La Mira, y un paso a desnivel en el acceso a Guacamayas”, prometió.

“Aquí queremos comprometer que estamos del lado de las mujeres que nos van a llevar a ganar (...), créditos a la palabra, becas para regresar a la escuela (...), que Prospera va a crecer (...), que habrá becas para terminar la preparatoria (...), garantías de espacio para la educación superior (...), un mejor futuro para los jóvenes que nos acompañan, (para) que terminen la preparatoria (...) que habremos de duplicar la pensión de los adultos mayores, que la vamos a actualizar todos los años, que se va a poder heredar al cónyuge y que van a tener casas de día con alternativas de empleo”.

Meade Kuribreña aseguró que la etapa más importante de la campaña apenas va a empezar. “Es la que empieza a partir del jueves”, dijo, cuando “en familia, vamos a ver cuáles fueron las señales que recibimos en esta campaña (...) a acordarnos de cuáles fueron los mensajes (...)”.

Luego pidió a los presentes el “último esfuerzo”, el “último jalón (...), (el) último empeño” para ganar en las urnas el próximo domingo.