La Fiscalía Especializada en Delitos Electorales (FEDE) ha abierto en promedio una carpeta de investigación al día por la probable comisión de un delito electoral, desde que empezó el proceso electoral en nuestro país en septiembre pasado.

Desde septiembre del 2020 a hasta marzo del 2021 la FEDE inició 281 carpetas de investigación; marzo pasado ha sido hasta ahora el mes con mayor número de carpetas con un total de 78. En segundo lugar está octubre del 2020 con 51 carpetas y el tercer sitio lo ocupa febrero del 2021 con 35.

En el mismo periodo indicado, los tres delitos más recurrentes en las carpetas de investigación que ha abierto la fiscalía especializada fueron: alteración al registro federal de electores, con 101 investigaciones, en segundo lugar está recoger credenciales para votar con 29 y en tercer sitio se encuentra condicionar la prestación de servicios públicos con 23.

En ese sentido, en el reporte mensual correspondiente a marzo pasado, el más reciente emitido hasta ahora, la FEDE indicó que de las 78 carpetas de investigación iniciadas durante ese mes, los tres delitos más denunciados y por los que se abrieron expedientes de investigación fueron: alteración al registro federal de electores (21), condicionar la prestación de servicios públicos (14) y recoger credenciales para votar (9).

Cabe mencionar que, de acuerdo a Ley General en Materia de Delitos Electorales, se impondrá de 60 a 200 días multa y prisión de tres a siete años, a quien por cualquier medio altere o participe en la alteración del Registro Federal de Electores, Padrón Electoral o Listado de Electores o participe en la expedición ilícita de una o más credenciales para votar con fotografía.

Por otro lado, desde septiembre del año pasado hasta marzo del 2021 los principales denunciantes son las personas físicas quienes ocupan el primer sitio con 125, le siguen los funcionarios electorales con 42 y en tercer lugar se encuentran los servidores públicos con 40 denuncias presentadas ante la fiscalía.

“Las carpetas de investigación tienen como base denuncias formuladas por varios actores de la sociedad, e incluso pueden existir dos o más denunciantes por carpeta de investigación. Para determinar la calidad del denunciante por carpeta de investigación, se toman en cuenta a los principales denunciantes clasificados por particulares, servidoras y servidores públicos, instituciones, militantes o candidatos (as) de partidos políticos y no identificados”, se lee en el informe de actividades.

Carga de trabajo y presupuesto

La FEDE, es oportuno referir, cuenta con unas 80 personas en funciones de Ministerio Público, que se encargan de la investigación de los ilícitos con los cuales se integran las carpetas.

Es decir, que de las 281 carpetas de investigación por delitos electorales abiertas en lo que va del proceso electoral, en promedio tienen asignadas cada uno de los agentes 3.5 indagatorias.

No obstante, la carga de trabajo aumenta si se consideran los expedientes de investigación que se encuentran acumulados en la fiscalía electoral.

Y es que de acuerdo con el último informe mensual de la FEDE de marzo pasado, incluyendo las investigaciones abiertas durante el actual proceso electoral, había en total 1,659 carpetas pendientes de resolución.

Lo anterior equivale a que de cada agente del Ministerio Público de la fiscalía electoral tiene a su cargo en promedio 20.7 indagatorias cada uno.  

A su vez, en materia  de presupuesto, la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales para este 2021 tiene mayor cantidad de recursos públicos que el año pasado y que, incluso, el 2015, año en el que también se llevaron elecciones intermedias en nuestro país.

Para el ejercicio correspondiente para este año, la FEDE cuenta con 183.15 millones de pesos, cifra 23.8% más alta en comparación con los recursos que recibió la fiscalía para el ejercicio fiscal del 2020, que fue de 147.94 millones de pesos. Mientras que, en el 2015, la fiscalía tuvo un presupuesto de 152.34 millones de pesos.

ivan.rodriguez@eleconomista.mx