De enero del 2012 al 21 de abril del 2016, Petróleos Mexicanos ha registrado al menos 60 accidentes significativos por incendio, fugas o explosión durante trabajos de la petrolera, ocurridos en sus instalaciones y reportados al Centro de Atención a Emergencias.

A través de una solicitud de información ciudadana, Pemex informó que el 2015 fue el año con mayor número de eventos, al registrar 24, seguido por el 2013 con 12.

En el 2014 y el 2012 hubo 10 incidentes significativos cada año. Finalmente hacia el primer cuatrimestre del 2016, se habían registrado cuatro.

Derivado de dichos incidentes, Pemex reporta cerca de 313 lesionados y 101 personas fallecidas, de los eventos de los cuales tiene registro.

Uno de los incidentes más letales durante los años señalados, fue una explosión en el Edificio B-2 del centro Administrativo de Pemex, ocurrido el 31 de enero del 2013 que dejó un saldo de 125 personas heridas y 37 fallecidos.

Asimismo, el 18 de septiembre del 2012, se presentó un incendio en la Central Medición KM19 en el área de los patines de medición de gas y condensado, que costó la vida de 31 personas y 46 más resultaron con lesiones.

toma clandestina en Veracruz

En tanto, este fin de semana se registró una explosión en una toma clandestina en Tierra Blanca, Veracruz, donde murieron cuatro personas. Pemex informó a través de un comunicado que los fallecidos no eran trabajadores ni había unidades de la empresa.

Posterior al estallido, el área del poliducto, localizado a la altura del poblado El Mango, fue acordonado por elementos del Ejército Mexicano, la Policía Municipal y la Fuerza Civil. Pemex aseguró que presentará un denuncia ante el Ministerio Público.

Es de recordar que en el 2015, el Senado aprobó la Ley para Prevenir y Sancionar Delitos cometidos en Materia de Hidrocarburos, misma que fue publicada en enero del 2016.

De acuerdo con el dictamen aprobado en ese momento, el robo de gasolina y diésel fue catalogado como delincuencia organizada. El entonces presidente de la Comisión de Seguridad Pública, Omar Fayad Meneses, indicó la necesidad de elevar a delito grave el robo de hidrocarburos, pues además del daño patrimonial al erario público, se pone en constante riesgo a la población cercana a los ductos ordeñados.

El dictamen aprobado hace dos años establece que el daño patrimonial para la industria en el 2011 ascendió a 23,900 millones de pesos; en el 2012 a la cantidad de 33,200 millones de pesos y de septiembre del 2013 a agosto del 2014, estas cifras representaron 15,300 millones.