Liliana Pérez Ramírez, hija de quien fuera el líder del cártel de Tláhuac, Felipe de Jesús Pérez Luna, El ojos, abatido el pasado 20 de julio tras un enfrentamiento armado con elementos de la Secretaría de Marina Armada de México, quien había sido vinculada a proceso, fue  puesta en libertad condicional, ya que se autorizó la suspensión de su proceso por un periodo de seis meses.

El Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México informó en la audiencia inicial, celebrada en las salas de oralidad adyacentes al Centro Femenil de Reinserción Social del penal de Santa Martha Acatitla, que el impartidor de justicia determinó que Pérez Ramírez, quien fue detenida el pasado fin de semana, es presunta responsable de los delitos de narcomenudeo en hipótesis de posesión simple.

Además, el juez calificó de legal su detención, realizada por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública en las inmediaciones de la delegación Coyoacán, en posesión de siete dosis de metanfetaminas, por lo que fue presentada ante el Agente del Ministerio Público local, donde se determinó su consignación ante un juez de Control como establece el Sistema de Justicia Oral.

Las autoridades preventivas expusieron ante el Ministerio Público que Pérez Ramírez fue sometida cuando se encontraba a las afueras de un hospital, por lo que se inició la carpeta de investigación y su presentación ante el juez de Control se realizó antes que concluyera el término legal, mientras la Policía de Investigación realizaba la integración de los elementos probatorios.

El juez, luego de escuchar argumentos del Ministerio Público y la defensa de la inculpada, autorizó la suspensión condicional del proceso por un periodo de seis meses, bajo las medidas cautelares de “residir en un lugar determinado, presentación periódica mensual ante la Unidad de Medidas Cautelares, suspensión condicional de Proceso del Tribunal y acreditar en cinco días que cuenta con empleo fijo y no salir al extranjero”.