El presidente nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador, dijo que después de hacer una supervisión a la construcción del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México reiteró que es "inviable".

 

"Acabo de ir a supervisar la obra que están haciendo en Texcoco y es inviable técnicamente, además faraónica, están rellenando demasiado, han devastado los cerros de toda la región para rellenar, y en lo que llevan de la construcción se podrían poner oficinas, no edificios grandes, para el gobierno federal y así no rentar".

 

En un vídeo en redes sociales, de poco más de 10 minutos, López Obrador consideró que se debe de dejar para después y buscar una opción para lo de la construcción del nuevo aeropuerto, pues no es posible construirlo con un presupuesto de 180 mil millones de pesos "en época de crisis y en un lugar no apropiado, porque es la zona de mayor hundimientos en la ciudad".

 

En ese sentido, comentó que técnicamente no es viable rellenar el lago de Texcoco, "se tienen que cerrar dos aeropuertos: el actual de la Ciudad de México y el militar de Santa Lucía".

 

"Es mejor detener esa obra y se llegue a un acuerdo con las empresas constructoras para que esos contratos se puedan realizar construyendo dos pistas nuevas en el aeropuerto militar de Santa Lucía que es terreno firme, son 3.000 hectáreas, solo hay una pista, entran perfectamente dos pistas, se deja el aeropuerto actual, se hace una vía confinada de 30 a 32 kilómetros para Santa Lucía", añadió.

 

De acuerdo con el morenista para las nuevas pistas aéreas se invertiría 60 mil millones de pesos, "120 mil millones de pesos menos de lo proyectado para lo del aeropuerto de Texcoco, en el Estado de México. Todavía se puede hacer esta transferencia, este traslado".

 

Más tarde, antes de una reunión con simpatizantes en Manuel Doblado, Guanajuato, dijo que las posibles expulsiones de Pablo Gómez y Carlos Sotelo del PRD por apoyar a Morena: "le van a llevar mucho tiempo, porque son millones de perredistas, priistas y panistas que se están uniendo con nosotros, no le va a alcanzar con tanta denuncia de expulsión, porque abajo la gente está decidiendo por Morena".

 

En otro tema reconoció que fue acertada la decisión que tomó Enrique Peña Nieto de dejar para después de las elecciones  presidenciales el nombramiento de nuevo fiscal general que  al mismo tiempo tiene que ver con el nombramiento del fiscal anticorrupción, y todos saben que los principales problemas del país son la corrupción y la impunidad.

 

Planteó que sea el nuevo presidente de México el que presente una terna al Congreso de abogados independientes, honestos, alejados del interés partidista, gente recta que haga suya la frase de los abogados liberales que decían “al margen de la ley nada, por encima de la ley nadie”.

 

"Para que así esta fiscalía se convierta en un faro de la ley, se haga valer el Estado de Derecho y se combata la corrupción, así como la impunidad", concluyó.