Ante la composición dividida que tendrá el Congreso de Estados Unidos a partir de enero próximo, se prevé que temas como la deportación de inmigrantes y la construcción del muro en la frontera con México continúen en la agenda migratoria del presidente Donald Trump, planteó Eduardo Mendoza.

En entrevista, el investigador del Departamento de Estudios Económicos de El Colegio de la Frontera Norte explicó que, si bien el Partido Demócrata se quedó con la Cámara de Representantes, el Republicano mantuvo el Senado, espacio desde el cual se seguirá apoyando la política antiinmigrante de Donald Trump.

“Muchas de las políticas que Trump está tratando de impulsar respecto a la migración y los aspectos legales de la migración van a seguir de esa manera, porque el Senado va a seguir apoyando de una manera consistente a Donald Trump”, expuso.

En ese sentido, el académico adelantó que cabe la posibilidad de que, antes de que termine la actual legislatura en el Congreso de Estados Unidos, se apruebe el presupuesto para la construcción del muro en la frontera con México, la cual ha impulsado desde antes de ser candidato a la Presidencia.

Mendoza consideró que incluso el discurso de Trump frente a la migración será el mismo. “La retórica de Trump es la misma, es una retórica muy combativa (...) Es una retórica que en su base pesa, pesa mucho”, dijo.

Enfatizó que, a partir de enero, mes en el que asumirán los nuevos legisladores, habrá dos cámaras que representarán a dos partidos, por lo que se debe poner especial atención a cómo se aborden y resuelvan los temas de la migración.

Añadió que no se descartan nuevas medidas para contener la migración hacia Estados Unidos, y ello claro que impacta a México, al ser territorio de paso obligado para los migrantes.

“El problema de la migración y Estados Unidos va a continuar, Trump va a seguir tratando de propugnar por sus medidas antimigratorias, ya planteó la posibilidad de quitarle los derechos a los hijos de migrantes en EU de tener una nacionalidad por nacimiento. Ese problema va a seguir, hay una base fuerte de americanos que es minoría, pero apoya a Trump y está de acuerdo con contener la migración de Centroamérica y México”.

También continuará política de deportación

Un aspecto que también continuará, explicó, es la política de deportación del gobierno estadounidense, la cual no se aceleró con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca.

Es una política que viene desde Obama, que intensificó la deportación de migrantes mexicanos y de otros países de una manera muy importante.

En el panorama no se ve que haya cambios sustantivos en cuanto a lo que hemos estado viendo sobre la migración. Este fenómeno va a continuar y claro que las comunidades mexicanas se ven afectadas porque muchos de ellos, como son migrantes que van a Estados Unidos por familiares, no tienen papeles y están susceptibles a redadas de la ICE.

Economía impactó en elecciones 

Para el académico, los resultados de la elección del pasado martes 6 de noviembre en parte se explican por la situación económica que atraviesa el país, la cual presenta una tendencia al crecimiento.

“Aun con la baja popularidad del presidente Donald Trump en términos generales, hay una economía creciente. Los políticos y la economía están relacionados, si la economía va mal, al político le va mal, en este contexto hay correlación”, explicó. 

[email protected]