El gobierno de México solicitará que la Fiscalía General de la República (FGR) tenga acceso y participe en la investigación que llevan a cabo las autoridades estadounidenses por el tiroteo en un centro comercial de El Paso, Texas, donde ocho mexicanos murieron, informó el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard.

Durante la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador en Palacio Nacional, Marcelo Ebrard dijo que la cancillería a su cargo entregará este martes a la FGR toda la información con la que cuenta para que pueda integrarla a la carpeta de investigación que apertura, y para que pueda intervenir en la indagatoria, de acuerdo a los tratados internacionales.

“Les informo que estamos integrando la información correspondiente, necesaria, para que la Fiscalía pueda participar debidamente de acuerdo a los convenios, tratados internacionales o acuerdos bilaterales en virtud del fallecimiento de ocho mexicanas y mexicanos; es decir, se busca que la Fiscalía General de la República tenga acceso a las investigaciones”, aseveró.

“Y eso es muy relevante, por un lado, porque debemos garantizar que se haga justicia y también se debe participar y se debe tener información para respaldar a las víctimas, familiares de las víctimas de este acto terrorista, de esta tragedia”, añadió.

Preocupan redes de blancos extremistas

El secretario Ebrard expresó que según las investigaciones del FBI, existen redes de personas blancas en Estados Unidos que expresan mediante Internet su odio hacia las personas de origen hispano, especialmente mexicanos. Por ello, manifestó preocupación de que puedan ocurrir nuevos eventos de ataques contra connacionales.

“Nos preocupa que otras personas piensen igual que este sujeto. Queremos —y es algo indispensable hacer— participar en la investigación por parte de la Fiscalía General de la República con el auxilio de la secretaría a mi cargo para poder estimar si hay vínculos de otras personas con este sujeto y si efectivamente el manifiesto que se publicó es de su autoría”, comentó.

“Queremos participar en la investigación, porque decía el director del FBI, en una comparecencia reciente, que el principal riesgo para ciudadanos norteamericanos y ciudadanos en este caso mexicanos o de otras nacionalidades de origen hispano en Estados Unidos, son los supremacistas blancos y su red en Estados Unidos. Eso lo dijo el director del FBI ante el Congreso.

“Y por esa razón, México está considerando este acto como un acto de terrorismo. Y queremos participar en las investigaciones para conocer quiénes más pudieron estar involucrados, precisamente para —que debe ser la principal preocupación que tengamos— tratar de coadyuvar, a evitar cualquier otro evento de esta naturaleza en los Estados Unidos”, mencionó.

La peor tragedia

El canciller expresó que el ataque del sábado en un centro comercial de El Paso, Texas, es el peor que se ha visto en los últimos años por cuestiones de racismo.

“Sin duda, es una de las tragedias más grandes que ha tocado vivir a las y a los mexicanos en territorio norteamericano. Recabamos testimonios muy impactantes de las personas que estuvieron ahí, detalles que hablan de maldad sin fin de esta persona, entrar a una tienda Walmart en un día de oferta para el regreso a clases, el Walmart lleno de familias, el tipo con toda sangre fría se puso una especie de audífono para no escuchar las detonaciones, ni los gritos de los heridos y literalmente entró y disparó a mansalva sobre las personas, sean estas de nueve años o bebes, o familias completas.

“No creo exagerar si les digo que es la tragedia más grande que hemos visto. Y además el sujeto, con toda intención de atacar a mexicanas y mexicanos o personas de origen mexicano, porque esa tienda es una tienda muy conocida entre nuestra comunidad, que por cierto es una comunidad binacional. Binacional digo porque en Estados Unidos, en El Paso, la proporción de personas que son de origen mexicano o hispano es enorme, entonces, es una comunidad binacional, así me lo dijo ayer el alcalde, a quien también le externé nuestras condolencias y solidaridad”, comentó.

Finalmente, Ebrard Casaubon dijo que el gobierno de Estados Unidos colaboró eficazmente para entregar los cuerpos de los mexicanos fallecidos, que eran originarios de la Ciudad Juárez, Chihuahua; Aguascalientes; Torreón, Coahuila, y Zacatecas.

Destacó que hay seis personas heridas que siguen hospitalizadas, tres de ellas en estado delicado y el resto fuera de peligro. Se han dado de alta a dos personas, una niña de 9 años de edad, la más pequeña y una mujer de 60 años de edad.

[email protected]

erp