A Marina del Pilar Ávila Olmeda le tomó cinco de sus 35 años convertirse en la primera gobernadora electa de Baja California.

El martes pasado el Instituto Estatal Electoral (IEE) de Baja California le entregó su constancia de mayoría. Desde ese día es mandataria electa, así como diputada federal y presidenta municipal con licencia.

Aunque se afilió a Morena en 2015, fue hasta 2016 cuando, motivada —según su propio dicho— por sus alumnos de la Facultad de Ciencias Sociales y Políticas de la Universidad Autónoma de Baja California, decidió incursionar en la política. 

Ese año fue coordinadora de organización de Morena en el estado y apenas 21 meses después de que el Instituto Nacional Electoral (INE) concediera el registro como partido a esa nueva organización política, fue postulada como candidata a diputada local por el distrito 3 de Mexicali. 

En esa elección sólo obtuvo 2,364 votos que representan 8.91% del total. La elección la ganó la panista Victoria Bentley Duarte, que obtuvo 8,434 sufragios, es decir 31.77 por ciento.

Ese mismo año, la joven licenciada en Derecho por el Centro de Enseñanza Técnica y Superior, maestra en Derecho por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey y maestra en Administración Pública por la Universidad Autónoma de Baja California, fue designada secretaria técnica de la fracción legislativa de Morena en la XXII legislatura del Congreso de Baja California, integrada por dos diputados, Víctor Manuel Morán Hernández y Catalino Zavala Márquez, en un cuerpo colegiado integrado por 25. 

Precisamente Zavala Márquez dejó, en marzo pasado, su cargo de secretario de Educación en el gobierno del estado para coordinar la campaña de la hoy gobernadora electa.

Durante el proceso electoral de 2018 Marina del Pilar Ávila Olmeda fue postulada por Morena, PT y PES como candidata a diputada federal por el distrito dos con cabecera en Mexicali.

En esta ocasión fue beneficiada de la ola que provocó la candidatura de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia y obtuvo 93,686 votos, que representan 52.08% de los emitidos, con lo cual ganó a Mónica Bedoya Serna postulada por PAN-PRD y MC, que obtuvo 28.89% de los sufragios y al priista José Lauro Aréstegui Verdugo, que obtuvo, 10.48% entre otros. 

La joven legisladora federal construyó una amistad con su coordinador de bancada, Mario Delgado, quien después se convertiría en presidente de Morena y uno de los principales actores políticos involucrados en la designación de candidatos a las gubernaturas para 2021.

De acuerdo con información de la Cámara de Diputados, Ávila Olmeda presentó 15 iniciativas de las cuales dos fueron aprobadas seis desechadas y 7 están pendientes de dictaminación.

De las que fueron aprobadas, una fue para incrementar la pena a quien cometa el delito de turismo sexual y precisar los supuestos en los que se aumentará la pena y otra para tipificar el delito de violencia familiar como uno de los delitos que ameritan prisión preventiva oficiosa.

Permaneció en el cargo sólo medio año, pues el 1 de marzo de 2019 solicitó licencia para buscar la candidatura de Morena a la presidencia municipal de Mexicali. Su lugar lo ocupó su suplente Martha Lizeth Noriega Galaz, quien también laboró en el congreso de Baja California.

Ávila Olmeda ganó la elección del 2 de junio de 2019 con 122,482 votos que representan 48.49%, postulada por la alianza Morena, PT, PVEM y el local Transformemos. Ese mismo año, ganó la gubernatura el actual mandatario, Jaime Bonilla Valdez.

Siendo presidenta municipal electa, Ávila Olmeda decidió dejar de ser mamá soltera. En septiembre de ese año se casó con el entonces diputado local panista Carlos Alberto Torres Torres, quien, un mes antes (en agosto de ese mismo 2019), fue expulsado del PAN, junto con otros seis legisladores, luego de ser acusado de haber operado para lograr la aprobación de la llamada “Ley Bonilla”, en julio de ese año, mediante la cual el gobernador Jaime Bonilla Valdez buscaba permanecer en el cargo tres años más del periodo para el que fue electo y que, al final, fue declarada inconstitucional por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

Para entonces, su ahora esposo y destacado morenista era ya una figura pública muy conocida en Baja California, no solo porque de 2003 a 2006 fungió como diputado federal plurinominal, sino porque, a su primera boda, celebrada en 2009, cuando se casó con Vanessa Morrison, fue apadrinado por el presidente Felipe Calderón y su esposa, Margarita Zavala.

Un año después fue candidato a la presidencia municipal de Tijuana, aunque perdió frente al priista Carlos Bustamante Anchondo, pero logró ser nombrado delegado de Sedesol en el estado.

En la boda entre la entonces presidenta municipal electa y el ahora expanista, celebrada en septiembre de 2019, quien encabezó el brindis fue el entonces gobernador electo, Jaime Bonilla Valdez.

Marina asumió la presidencia municipal de Mexicali el 1 de octubre de 2019. De su administración destaca la creación del Instituto Municipal de las Mujeres (INMUJER) y el Programa Fuerza Rosa dirigido a ayudar a las mujeres víctimas de violencia en dicha demarcación.

Eso demuestra que esta servidora pública, quien en algunas entrevistas ha dicho que ha sido víctima de violencia política en razón de género o de burlas por su imagen, juventud, físico, o por haber sido mamá soltera, tiene entre sus prioridades la agenda de apoyo a las mujeres.

Fue la primera mujer en asumir ese puesto, pero estuvo en el cargo sólo 17 meses, pues el 6 de marzo pasado solicitó licencia para buscar la candidatura de Morena a la gubernatura.

El 12 de diciembre de 2020, Ávila Olmeda apareció en las escaleras de la sede de Morena en la Ciudad de México, acompañada por Mario Delgado, presidente de ese partido, quien la tomó del tríceps derecho, casi a la altura del codo y levantó, mientras ella emparejó la otra mano con los puños en alto, en señal de vitoria.

Había dejado en el camino Armando Ayala, presidente municipal de Ensenada, quien era considerado en algunos círculos como la carta fuerte del gobernador Jaime Bonilla, pues ha sido uno de sus más leales colaboradores. Incluso fue director general de la televisora Canal 29 PSN, del mandatario.

También quedaron en el camino la senadora Alejandra León Gastelum, el presidente de Tijuana, Arturo González Cruz y el senador (suplente de Jaime Bonilla), Gerardo Novelo Osuna, entre otros.

La gobernadora electa, hija de los académicos José Francisco Ávila  y Marina del Pilar Olmeda García, se apresta a asumir la gubernatura de Baja California, a partir del 1 de noviembre de 2021. Encabezará la dieciseisava administración pública de esa entidad de la esquina noroeste de México.

diego.badillo@eleconomista.mx