Los diputados de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal se pusieron un candado en la aprobación de cambios de uso de suelo. Aprobaron la Ley de Desarrollo Urbano, mediante la cual se establece que si los legisladores tardan más de 40 días en aprobar una modificación propuesta por el Jefe de Gobierno, ésta se avalará (afirmativa ficta).

Con la aprobación de la ley, los legisladores permiten la creación de comités o áreas de gestión estratégica que se encargaran de avalar la construcción de corredores comerciales, turísticos, culturales o industriales, en estas decisiones la sociedad tendrá una participación escasa.

Y es que la composición del Comité Técnico de Modificaciones a los Programas de Desarrollo Urbano estará integrado por cuatro ciudadanos, dos de ellos deberán provenir de movimientos sociales; cinco secretarios del Gobierno del Distrito Federal (Consejería Jurídica y Sistema de Aguas) y nueve legisladores.

Incluso en el artículo 6 transitorio se establece que en un plazo de 90 días, la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda en coordinación con las delegaciones, emitirá un programa de regularización del uso de suelo de establecimientos mercantiles de hasta 100 metros cuadrados de superficie construida, cuyos giros sean de abasto y almacenamiento, venta de productos básicos y especialidades, administración y asistencia social.

Rafael Calderón, del PAN, aseguró que la afirmativa ficta no es viable. Con las nuevas disposiciones, denunció, se le restan atribuciones a las delegaciones y se transfieren a la Seduvi en el caso del otorgamiento de licencias y permisos; así como el registro sobre las manifestaciones de construcción:

Se busca mañosamente una centralización de poderes disfrazada, ya que a todas luces la Seduvi es y será un órgano complaciente del Jefe de Gobierno .

jreyes@eleconomista.com.mx