La intensificación de acciones de fuerza contra los cárteles de la droga jamás llevará a solucionar el problema y ayudar al desarrollo de los estados, porque una represión policíaca extrema provoca más violencia en respuesta, la cual obliga a los estados a elevar los métodos’’, aseguró ayer Víctor Ivanov, director del Servicio Federal de Control de Drogas de la Federación Rusa.

Al ofrecer una conferencia magistral en el Instituto Nacional de Ciencias Penales (Inacipe), el funcionario ruso se refirió implícitamente a México y directamente al expresidente Ernesto Zedillo, quien habla de legalizar las drogas.

Dijo que es falso que el tráfico de drogas aplique soluciones extremas: Lo esencial es crear un nuevo modelo de desarrollo que ofrezca empleo y mejores satisfacciones a los habitantes de las naciones productoras y dejar de lado el neoliberalismo e ir a la causa (producción), no al problema (tráfico)’’.

Sobre la legalización, refirió que tanto el exsecretario general de la ONU, Kofi Annan y premio Nobel de la Paz en el 2001 y el expresidente Zedillo a través de la Comisión Global sobre la Política de las Drogas: La Guerra contra los Narcóticos, pretenden ofrecer la legalización que es una ilusión peligrosa de solución rápida al problema’’.

Ivanov destacó que en la primera ola de la crisis global del 2009, según Antonio Costa, director de la Oficina de Narcóticos y Crimen de la ONU a los bancos más grandes del mundo que comenzaron a sufrir efectos del déficit de liquidez, fueron introducidos 352,000 millones de narcodólares’’.

Luego, hizo una comparación de la Iniciativa Mérida’’ y Plan Colombia’’, ambos respaldados por Estados Unidos, que sólo han elevado el nivel de violencia, dijo.

Se le preguntó si hay rastros en Rusia de actividades de los cárteles mexicanos, a lo que respondió que las organizaciones criminales ya no son nacionales, sino globales, no se puede decir mexicanos, estadounidenses, rusos, peruanos, dominicanos ni otros, sino grupos transnacionales’’.

[email protected]