Las niñas, niños y adolescentes que se reincorporen a la sociedad luego de un conflicto con la ley, deberán abstenerse de consumir alcohol o drogas para evitar que vuelvan a cometer ilícitos, de acuerdo con reformas publicadas hoy 1 de diciembre del 2020.

En el Diario Oficial de la Federación se publicó la reforma aprobada por el Congreso a la fracción V del artículo 102 de la Ley Nacional del Sistema Integral de Justicia Penal para Adolescentes.

Según esas modificaciones, un juez podrá fijar un plazo que no podrá ser inferior de tres meses ni superior a un año, para que los adolescentes que se reinserten a la sociedad se abstengan de ingerir bebidas alcohólicas.

La Ley Nacional del Sistema Integral de Justicia Penal para Adolescentes se aplica desde el 2016 a quienes se atribuya la realización de una conducta tipificada como delito por las leyes penales y tengan entre 12 años cumplidos y menos de 18 años de edad, y que sean competencia de la Federación o de las entidades federativas.

Esta ley se creó con el propósito de que “en ningún caso, una persona mayor de edad podrá ser juzgada en el sistema de justicia para adultos, por la atribución de un hecho que la ley señale como delito por las leyes penales, probablemente cometido cuando era adolescente”.

También el propósito de dicha normal es garantizar los derechos humanos de las personas adolescentes a quienes se les impute o resulten responsables de la comisión de hechos tipificados como delitos y determinar las medidas de sanción correspondientes a quienes se les compruebe la comisión de un hecho señalado como delito por las leyes penales durante su adolescencia.

jorge.monroy@eleconomista.mx