El incremento al presupuesto que se destina al rubro de seguridad nacional en México no se ha reflejado en un menor nivel de violencia en el país, destacó el Grupo de Trabajo para la Transición Hacendaria de la Cámara de Diputados.

En reunión virtual para hablar sobre el tema de los requerimientos de gasto en seguridad, analistas y legisladores coincidieron en que no sólo se trata de incrementar el presupuesto a este rubro, sino también a implementar estrategias para combatir la violencia e inseguridad que existe en varias partes de la República.

“No sólo queremos plasmar nuevos montos y fondos específicos, sino también ideas y propuestas para enriquecer la estrategia de seguridad pública y garantizar la pacificación del país”, dijo Alfonso Ramírez Cuéllar, presidente del grupo de trabajo.

Eduardo Guerrero Gutiérrez, director general de Lantia Intelligence, señaló que es necesario que se realicen auditorías sobre el ejercicio del gasto en seguridad para verificar su incidencia para contener la violencia en el país.

En este sentido, Dania Toledo, directora de Finanzas Públicas y Anticorrupción de Ethos, señaló que se deben establecer candados en el gasto ya que, de no hacerlo, “la mayor inversión no se reflejará en mejores resultados en materia de violencia”.  

“En lo que respecta a la Guardia Nacional no existen indicadores, no tenemos manera de medir cómo se están obteniendo recursos con toda la inversión que se está haciendo”, agregó.

De los más bajos en la OCDE

El grupo de trabajo de San Lázaro destacó en su análisis que, del 2010 al 2017, el presupuesto a seguridad ha representado sólo 0.8% del Producto Interno Bruto (PIB), lo que coloca a México como el país miembro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) con menor nivel.

De acuerdo con el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2021, este año se aprobaron recursos a la seguridad nacional por 136,081 millones de pesos, lo que representa un incremento de 14.4% en comparación con lo aprobado para el año pasado.

En el caso de asuntos de orden público y de seguridad interior, se aprobó un presupuesto de 46,232 millones de pesos, lo que significa un crecimiento de 3.8% en comparación con el año previo.

“En 2020 se estimó que el impacto económico de la violencia fue de 4.7 billones de pesos, es decir el 22 por ciento del PIB, o el equivalente a 15 veces al gasto en seguridad, que es de 36, 893 pesos por persona”, destacó el Grupo de Trabajo.

ana.martinez@eleconomista.mx

kg