Marco Aurelio González, abogado defensor de cuatro de los 12 policías federales que están bajo arraigo por el ataque contra un vehículo de la embajada de Estados Unidos en la carretera México-Cuernavaca, dijo que no ha podido ver a sus clientes porque el Ministerio Público de Cuernavaca no permite que los visiten.

"El Ministerio Público no permite hacerlo a pesar de que el Juez de Distrito ya nos concedió una suspensión contra incomunicado", afirma el abogado defensor.

También explicó que durante los hechos intervino un vehículo Chevy que pertenecía a la Policía Federal pero no tenía el logotipo de la corporación. Presuntamente en el interior del vehículo iban dos policías uniformados quienes se percataron del vehículo a su criterio sospechoso por lo que les marcaron el alto.

Aurelio González indicó que otros de sus clientes se encontraban en su destacamento de Tlalpan, "fue cuando avanzaron al problema cuando ya llegaron, el vehículo de los señores de Estados Unidos ya estaba estacionado con los impactos de bala".

"Se oían varias detonaciones de otro vehículo amarillo de marca Nissan, pues él únicamente se agachó en su patrulla y estaba con una mano con su arma de cargo y con la otra dándole abanderamiento a los vehículos que se acercaban para que retornaran y no se enfrentaran a los problemas, protegiendo a la comunidad", apuntó.

El abogado indicó que el problema se detonó porque les aventaron la camioneta y pretendían darse a la fuga. En cuanto al vehículo de marca Nissan no ha sido presentado.

Con información de Radio Fórmula

mac