El estado de Veracruz es la zona del continente americano más peligrosa para los periodistas, concluyó la organización internacional Reporteros sin Fronteras (RSF).

Y es que tan sólo durante la administración del expriista Javier Duarte de Ochoa (2010-2016), en esta entidad se registraron 17 casos de periodistas asesinados, de acuerdo con el informe Veracruz: los periodistas frente al estado de miedo .

Durante el gobierno de Javier Duarte de Ochoa cerca de 40% de los casos de periodistas asesinados o desaparecidos en México se registraron en Veracruz, que concentra 6.7% de la población del país , expone el documento.

El reporte da cuenta que del 2000 a septiembre del 2016, la organización contabilizó 19 asesinatos en dicho estado, lo que significa casi 20% de los homicidios de periodistas del país, que en el mismo periodo de tiempo arroja 99 casos.

Asimismo, en cuanto a desapariciones, del 2000 a enero del 2016 se registraron cuatro casos en esta entidad, tres de ellas durante el gobierno de Duarte de Ochoa.

Reporteros Sin Fronteras indicó que entre enero del 2011 y septiembre del 2015, la Procuraduría General de la República (PGR) inició 744 averiguaciones previas por delitos cometidos en contra de periodistas en Veracruz, lo que corresponde a 10% de las investigaciones del país.

Recordó que de acuerdo con cifras de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) 90% de asesinatos de periodistas permanece en la impunidad, porcentaje que alcanza 100% cuando se trata de casos de desaparición o ataques a medios de comunicación.

En Veracruz, las estadísticas en ese sentido son claras: prácticamente el 100% de los crímenes permanecen impunes. De los 17 casos de asesinato de periodistas registrados durante el gobierno de Duarte de Ochoa, no se ha esclarecido ninguno, la justicia no ha condenado a nadie , criticó.

En este sentido, RSF recomendó a las autoridades mexicanas que articulen mejor los mecanismos de protección de periodistas y que intensifiquen la lucha contra la impunidad y las agresiones contra periodistas, incluidas las cometidas por los cárteles, por representantes del Estado y de los gobiernos estatales .

Por otro lado, la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión pidió que dé a conocer el seguimiento de los casos.