Aunque descartó la pérdida del registro del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) como demandaban ciudadanos, el Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) multó con 40.9 millones de pesos a ese partido y el retiro de propaganda por un año, por pagar a 104 influencers, para que los días 5 y 6 de junio -durante el periodo de veda electoral- transmitieran en sus redes sociales mensajes proselitistas.

El proyecto sancionador fue aprobado por 10 de votos en favor de los consejeros electorales, y uno en contra. Se dio vista a la Fiscalía Especializada de Delitos Electorales (Fede) para que indague posibles delitos en la materia. El Consejo General rechazó una propuesta para iniciar un procedimiento de pérdida del registro del PVEM.

El presidente del INE, Lorenzo Córdova, dijo que el Verde repitió conductas que fueron sancionadas en 2015, por lo que los mensajes de este año no fueron espontáneos, sino orquestados y concertados para violentar la ley, y con ello obtener una ventaja indebida. Mencionó que los mensajes no son expresiones auténticas de libertad de expresión, sino de personas que a cambio de dinero violaron la ley electoral.    

En el mismo sentido, la consejera Adriana Favela Herrera, presidenta de la Comisión de Fiscalización del INE, refirió que el órgano electoral acreditó que hubo una campaña propagandística bien estructurada en favor del PVEM a través de conductores, actores, cantantes y generadores de contenido en redes sociales.

Argumentó que se cuantificó que cada uno de los 104 mensajes tuvo un costo de 10,000 dólares, lo que se traduce en una multa de 1 millón 400,000 dólares, equivalente a 20.4 millones de pesos.

Al duplicar la sanción, el INE aprobó una multa de 40.9 millones de pesos hacia el Verde, y también, con el ánimo de evitar que las conductas se repitan, le impuso la interrupción de su propaganda en tiempos de radio y televisión por un año a partir de agosto.

La consejera indicó que el INE acreditó que los “influencers” utilizaron un guión, mismo que consistió en una introducción del partido, referencia a las propuestas del mismo y un cierre señalando que votarían por ese partido.      

Subrayó que para la autoridad electoral, “no se considera que estos mensajes se emitieron en el marco de la libertad de expresión, pues existen elementos que acreditaron que se trató de una campaña propagandística que tendría como finalidad influir en favor del Partido Verde”.

Argumentó que los influencers no son militantes ni simpatizantes de dicho partido, porque así lo declararon, y fueron contratados por el PVEM a través de diversas empresas por diversas cantidades.

Concluyó que existió una relación concertada de difundir mensajes y una campaña bien estructurada, porque incluso hubo uniformidad en cómo los influencers contestaron a la autoridad electoral los requerimientos.

La consejera admitió que el PVEM ya había incurrido en una conducta similar en 2015 cuando el INE acreditó que contrató a 42 personas famosas con el mismo propósito.  

“Es claro que la campaña propagandística del PVEM, además de vulnerar el marco normativo por omitir el gasto, también obstaculizó la autoridad fiscalizadora del INE”, destacó.

PVEM trata de defenderse

Al tratar de justificar la conducta, el consejero Legislativo del PVEM, Marco Antonio Gómez, apuntó que la autoridad electoral no puede cuantificar en 20 millones de pesos el costo de los mensajes, pues a su juicio fue por apenas 60,000 pesos. Sostuvo que de los 104 influencers, 95 dijeron al INE que lo hicieron sin que se les pagara y sólo tres recibieron dinero, “y el INE le cree a los tres”, cuestionó.

Fernando Garibay, representante del PVEM ante el INE, refirió que la autoridad electoral no tiene una definición de quién es influencer, y tampoco puede determinar cuántos votos obtuvo el partido por dichos mensajes.

El consejero electoral Ciro Murayama mencionó que fue obvia la conducta del Partido Verde, porque los mensajes fueron confeccionados “con la misma tijera” y actuaron como “equipo de nado sincronizado”.  Planteó que el órgano electoral pudo constatar que hubo una empresa de marketing que se encargó de la contratación de los 104 famosos, y hasta se involucró a un productor que les dijo cómo y cuándo publicar los mensajes de manera sincronizada. El consejero sostuvo que es la primera vez que el órgano electoral sanciona a un partido con el retiro de la propaganda electoral.  

 

 

jorge.monroy@eleconomista.mx