El subsecretario de Infraestructura de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Raúl Murrieta Cummings, afirmó que el gobierno federal no puede estar aventando a los policías siempre que manifestantes cierren casetas o autopistas, ya que debe ser sensible de los resultados que esto genera y advirtió que no se han registrado bloqueos dramáticos , gracias a un trabajo político de tejido fino.

Durante una reunión de trabajo con los integrantes de la Comisión de Comunicaciones y Transportes del Senado, que preside el panista Javier Lozano, Murrieta destacó que han bajado considerablemente la toma de casetas y autopistas o carreteras en comparación con otros meses y las manifestaciones son por la reforma educativa.

Hay quien dice que hay que ser intolerantes y poner tablaestacas y que nadie se meta a la carretera, pero también tenemos que enfrentar las realidades cotidianas, lo que sucede cada vez que hay una toma de casetas es que nos coordinamos con Capufe y la Secretaría de Gobernación para estar midiendo el pulso de los eventos , dijo el subsecretario de Infraestructura de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

Esto se tiene que hacer con una gran sensibilidad, tenemos que ir siempre buscando el saldo blanco porque no nos perdonaríamos la pérdida de vidas humanos (...) El haber resuelto la toma de casetas con saldo blanco tiene un mérito político enorme , agregó. Así respondió a Lozano Alarcón, quien declaró que el derecho humano del libre tránsito por las autopistas administradas por Caminos y Puentes Federales (Capufe) es violentado por supuestos manifestantes , porque la SCT no toma precauciones.

Por su parte, el titular de Capufe, Benito Neme, refirió que entre el 2013 y el 2014 se redujo en más de 20% el número de decesos por accidentes viales y de enero a septiembre de este año, el índice de mortalidad se redujo en 9.7% respecto del mismo periodo del año pasado, al pasar de 3,876 muertes a 3,409.

Neme Sastré precisó además que con la empresa I+D, ex proveedora del servicio de peaje electrónico en autopista, hay litigios por 114 millones de pesos en sanciones por incumplimiento financiero, falta de transferencia de los derechos de licencias, incumplimiento en la capacitación que tenían que dar al nuevo operador, falta de entrega de equipamiento en el Centro de Control de Peaje y por el proceso de transición.