Para alcanzar un verdadero cambio social y hacer realidad los derechos plasmados en la Constitución, vigente desde hace más de un siglo, hace falta dar continuidad al constitucionalismo transformador, urgió Arturo Zaldívar, presidente de la SCJN.

“En la coyuntura que vive el país debemos retomar la ruta del constitucionalismo transformador, que plasmaron los constituyentes de Querétaro, que se orienta de manera decidida hacia el ideal de un mundo mejor en el que los derechos sociales sean una realidad y la vía para alcanzar, desde abajo, desde el respeto a la dignidad de los más olvidados, un verdadero cambio social”.

El presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) afirmó que “los jueces tenemos la obligación de ser motor del cambio social y en tal sentido debemos dejar atrás la visión anquilosada que entiende a los derechos sociales como meras declaraciones de buenas intenciones o como meras aspiraciones reivindicatorias, para transitar sin demora hacia un nuevo paradigma, que tenga como eje la plena vigencia, el pleno ejercicio y la plena exigibilidad del programa social de la Constitución”.

Desde Querétaro, durante su alocución en la ceremonia conmemorativa del 102 aniversario de la promulgación de la Constitución de 1917, el ministro explicó que los derechos sociales imponen un deber de resultado, lo que significa que el Estado mexicano tiene la obligación de satisfacer en forma inmediata sus contenidos mínimos y avanzar en su protección.