El subsecretario de Seguridad Pública, Ricardo Mejía Berdeja, aseguró que la base de datos personales y biométricos del nuevo Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil (Panaut) será resguardo por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) y la protección de datos correrá a cargo del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (Inai).

“Cada persona tendrá el control de su identidad y los archivos serán responsabilidad del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) y la protección de datos estará a cargo del Inai”, indicó el subsecretario mediante una tarjeta difundida por la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana.

El funcionario cuestionó la decisión del Inai de interponer ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) una acción de inconstitucionalidad contra la creación del Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil, porque dijo que esta acción “obedece a intereses de las empresas, pues el registro busca combatir los delitos de extorsión, secuestro, trata y en general todas las actividades de operación de los grupos criminales”.  

“La resolución del Instituto Nacional de Acceso a la Información sólo acredita la decisión de este órgano por ajustarse a los intereses de las telefónicas, favorecer un modelo favorable a los delincuentes”, sentenció.

“Este órgano debe actuar con responsabilidad, asumir su función, dejar la indolencia y trabajar para proteger los datos personales en posesión de particulares y los sujetos obligados”, insistió.

Mejía Berdeja expresó tener confianza en la Suprema Corte de Justicia de la Nación para que confirme la constitucionalidad del Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil.

Reiteró que detrás del rechazo al Panaut están involucradas las empresas telefónicas, quienes actualmente ya solicitan los datos de quienes adquieren una línea de renta fija y piden los datos personales.

“El problema de fondo son los modelos de telefonía de prepago por medio de los cuales nadie sabe quién los está comprando, por lo que ha permitido que los delincuentes se dediquen a hacer llamadas de extorsión, entre otras conductas criminales”, estimó.

Cabe destacar que ayer el Juez Segundo de Distrito en Materia Administrativa Especializado en Competencia Económica, Radiodifusión y Telecomunicaciones, Juan Pablo Gómez Fierro, concedió la primera suspensión definitiva a un usuario que le permite no entregar sus datos personales y biométricos al Panaut.

El juez determinó que declarar la suspensión definitiva de la norma a un usuario, “no quiere decir, que la sola vigencia de la norma provocará, en automático, la disminución de los delitos o, en su caso, que dichas autoridades puedan investigar delitos que antes no podían por la falta del Panaut”.

“En consecuencia, postergar el registro de la línea telefónica móvil de la parte quejosa en dicho padrón no provocaría la comisión de un delito o la continuación de uno y, por tanto, que la sociedad perdiera un beneficio o que se le se produjera un daño que, de otro modo, no se le produciría”, añadió.

jorge.monroy@eleconomista.mx