Entre modificaciones administrativas, que incluyen cambios de nombre de dependencias o incremento de facultades para otras, han sido implementadas las estrategias de seguridad a lo largo de los últimos tres gobiernos. con ellas, el presupuesto para combatir la violencia e inseguridad se incrementó.

Del 2006 a este año, la bolsa para diversas instituciones de seguridad, como lo son la Secretaría de Marina, de la Defensa Nacional; lo que fue la Secretaría de Seguridad Pública, la Secretaría de Gobernación, el Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública de los Estados y del Distrito Federal (FASP) y la reciente creada Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana (SSPC), suma cerca de 1 billón 913,742’849,829 pesos.

Para el 2020, a estas mismas dependencias y fondo se les plantea entregar 199,985 millones 692,092 pesos, lo que sumaría 2 billones 113,728’541,921 pesos gestionados para la seguridad pública del país. El presupuesto para el próximo año sería el más alto en 15 años.

Cifras de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, a través de los presupuestos de egresos de la federación, reflejan que en el 2006, año cuando Felipe Calderón tomó posesión de la presidencia e inició la llamada guerra contra el narcotráfico,lo que provocó que las fuerzas armadas realizaran tareas de seguridad en las calles, el gasto público en seguridad fue de al menos 54,207 millones 725,500 pesos. Para el siguiente año, esta bolsa tuvo un aumento de 23.4%; en el 2008 de 20.61%; para el 2009 fue de 35.2%; mientras que en el 2010 se registró una reducción de 1.6 por ciento.

Para los últimos dos años de Calderón, los recursos para cuatro dependencias y un fondo superaban 120,000 millones de pesos (127,339 millones 180,532 en el 2011 y 146,838 millones 341,051 pesos para el 2012).

A partir del 2013, en el gobierno de Enrique Peña Nieto, los recurso erogados para el tema de seguridad pública aumentaron paulatinamente y de manera considerable hasta superar 183,615 millones de pesos el año pasado.

Cabe recordar que también en el 2013 fue cuando la administración peñista decide desaparecer a la Secretaría de Seguridad pública, que para entonces llevaba funcionando desde el año 2000, por lo que sus responsabilidades son trasladadas a la Secretaría de Gobernación. En su último año de funciones, a la SSP se le habían otorgado 41,217 millones de pesos, 337% más que en el 2006 cuando se le otorgaron sólo 9,274 millones 400,000 pesos.

Para este 2019, ya con la administración de Andrés Manuel López Obrador, los recursos para el tema de seguridad pública a cargo de la Sedena, Marina, Gobernación y el FASP llegaron a 193,746 millones de pesos, 5.5% más que en el 2018.

Mientras que para el 2020, según muestra su Proyecto de presupuesto de egreso de la Federación, se prevé una partida de 59,150 millones 695,893 pesos para la nueva Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana.

Con la creación de la SSPC, de la mano nació la Guardia Nacional como parte del plan de Seguridad Pública planteado por el gobierno actual; es este nuevo órgano, integrado por elementos de la Policía militar, naval, así como de la Policía Federal, la que también desapareció este año, el eje central para combatir la delincuencia durante el gobierno de López Obrador.

[email protected]