Familias esperan fuera de la Comar (Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados) avanzar en sus trámites para regularizar sus situaciones migratorias. Son algunas decenas de personas, incluyendo bebés, niños y mujeres embarazadas, las que se encuentran en las instalaciones del organismo.

Una de las familias comentó a El Economista que llevan cerca de tres días de viaje desde Haití; entraron al país por Tapachula, Chiapas. Algunos de ellos buscan obtener permisos para trabajar y permanecer en México, otros dijeron que continuarán hacia la frontera con Estados Unidos.

Entrevistados por esta casa editorial comentaron que hasta el momento las autoridades de la Comar han recibido sus papeles para iniciar con los trámites pertinentes. 

Los migrantes haítianos están en búsqueda de obtener visas de trabajo y permisos para permanecer legalmente en el país, "sólo queremos encontrar un trabajo de lo que sea y un lugar para dormir; no podemos estar con los niños en las calles". 

Comentaron que algunas personas y organizaciones civiles se han acercado a ofrecerles comida, agua y algunos otros artículos de higiene personal; lo que más les preocupa es encontrar refugios para permanecer mientras consiguen regularizar sus situaciones.