El accidente en la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México sí se pudo haber evitado si se hubiera dado el debido mantenimiento en las estructuras, manifestaron expertos.

“Todos los accidentes se pueden prevenir con los debidos cuidados. El accidente fue por falta de mantenimiento a la estructura. Después del sismo del 2017 se debió monitorear de manera minuciosa; de tal manera que pudiéramos tener elementos que nos permitieran evaluar más eficientemente la estructura. Hay una tecnología muy grande, que ya es común y comercial, para investigar la resistencia de los aceros y concretos. Con esos elementos pudimos haber conocido la cantidad de fatiga a la que estaba sometida la viga (que colapsó)”, precisó el ingeniero civil Eliseo Ortega León

El también director Responsable de Obra (DRO) en CDMX y Edomex explicó que puede ser que la trabe se haya desprendido por falta de mantenimiento estructural.

“El mantenimiento es esencial para la vida de cualquier elemento... Hasta la pintura que ayuda a proteger de la corrosión a los elementos metálicos o de concreto armado es importante. No quiero decir, con esto, que con pintar una estructura podamos solucionar las cosas, pero es el nivel de mantenimiento más esencial que podemos dar. Y aquí tenemos los resultados. Se dio preferencia a las estaciones en lugar de al material rodante y a la infraestructura que soporta el paso de los trenes”.

Por otra parte, consideró que en México hay ingenieros de alta calidad que pueden ayudar a realizar los peritajes necesarios para saber qué fue lo que pasó.

“Los técnicos mexicanos estamos más que capacitados para realizar este tipo de investigaciones, siempre y cuando no haya una presión política por encima”, sostuvo.

Porque “desgraciadamente”, amplió, “hay empresas bastante involucradas con el gobierno federal como para que vayan a permitir una evaluación autocrítica, como es el caso de Grupo Riobóo, que fue el encargado de realizar el cálculo estructural (de la Línea 12)”.

Asimismo, dijo que no se puede señalar de manera directa a funcionarios de la actual administración o de anterior, al tiempo que mencionó que se debe realizar un trabajo exhaustivo para saber cuáles fueron las causas de que se desplomara la trabe.

Los nexos políticos y empresariales “no debe ser impedimento para que se realice una investigación adecuada y se apliquen las medidas necesarias”, agregó.

Mayor inversión

Por su parte, Bernardo Baranda, director para Latinoamérica del Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo sugirió que el gobierno debe destinar más recursos al transporte público y que se deben revisar de manera exhaustiva las demás líneas del Metro ya que, desde su perspectiva, el transporte actual no es digno, seguro ni eficiente para la ciudadanía. 

“Es una falla como país (...) Se tendría que hacer una revisión exhaustiva, se necesitan muchos más recursos, creo que los legisladores tendrían que replantear la política actual. La infraestructura cuesta y mantenerla también tiene precio. Tenemos que ver al transporte público como un tema prioritario a la hora de legislar”, manifestó. 

Además, señaló que actualmente el Sistema de Transporte Colectivo es uno de los más importantes del mundo y a nivel Latinoamérica, todavía, se considera como de los mejores. Sin embargo, si se compara con Europa o Asia, hay una gran brecha.

politica@eleconomista.mx