Sólo 7.1% de los más de 42,000 trabajadores de la extinta Compañía de Luz y Fuerza del Centro (LFC) aceptó el programa de autoempleo que creó el gobierno federal, admitieron funcionarios, quienes además destacaron que el costo total de la liquidación de esa empresa ascenderá a más de 21,000 millones de pesos.

Al comparecer ante senadores y diputados de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, el subsecretario de Hacienda, Dionisio Pérez-Jácome; el subsecretario de Electricidad de la Secretaría de Energía, Benjamín Contreras; el director corporativo del Proceso de Empresas del SAE, Héctor Orozco Fernández, y José Antonio González Anaya, funcionario de Hacienda, defendieron la liquidación de LFC, pues argumentaron que ante la ineficacia de la extinta empresa para generar electricidad se perdieron 263,090 empleos.

Pérez Jácome dijo que de acuerdo con la Secretaría de Economía, 3,000 extrabajadores que aceptaron su liquidación han constituido 34 franquicias y 52 empresas como parte del programa de autoempleo del gobierno federal, mientras que 6,500 tienen empleos propios o familiares.

Añadió que 2,000 extrabajadores están en proceso de ser liquidados y 9,783 en procesos de reconversión laboral. Explicó que el costo total de la liquidación de LFC, entre el 2009 y el 2010, será de 21,115 millones de pesos, de los cuales 15,155 serán para el pago de los 28,190 personas que aceptaron su liquidación; 159 millones a gastos relacionados, mientras que en el 2010 se requerirán de 5,800 para las nuevas liquidaciones.

El director corporativo del Proceso de Empresas del Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE), Héctor Orozco, informó que el patrimonio total de LFC asciende a 140,000 millones de pesos, de los cuales la CFE ya opera 75,000 millones para brindar el servicio de electricidad.

[email protected]